! Publicidad en AunMas
Home
Registrarse
Login
Soporte
Nosotros
Sabado 25 de marzo del 2017
 
Google







free counters
Aprestos Bélicos hacia Afganistán

Aprestos Bélicos hacia Afganistán

Algunas reflexiones de Ana Baron, corresponsal de Clarín en Washington, 18 Septiembre 2001

Juan Chamero, Editor Jefe de aunmas.com

 

 

 

Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

Más de cincuenta expertos en antiterrorismo estadounidense y un número no divulgado de fuerzas especiales, incluyendo miembros de la Delta Force o el US Navy Seals, aterrizaron ayer en Pakistán. Con el visto bueno de las autoridades de Islamabad, el objetivo de estas fuerzas es preparar el terreno para un eventual ataque contra Afganistán. Unos 900 marines que se encontraban en Kosovo han sido desplazados hacia un buque estadounidense que se encuentra en el Mediterráneo y serán traslados hacia el área del Golfo Pérsico.

De hecho, Estados Unidos ya tiene en esa región unos 25.000 soldados, y dos portaaviones que tienen a bordo un total de 5.000 hombres más. Todas éstas fuerzas están listas para entrar en acción. Pero la pregunta es: ¿cuándo recibirán la orden? y ¿para hacer qué? Todos los estrategas consultados por Clarín dijeron que planear un ataque contra Afganistán es una verdadera pesadilla.

Actualmente el presidente George Bush tiene sobre su escritorio al menos tres opciones: un ataque aéreo, una invasión por tierra y el uso de fuerzas especiales en operaciones clandestinas y/o una combinación de la tres.

El Pentágono calcula que el régimen talibán cuenta con 45.000 soldados, incluyendo 12.000 extranjeros que provienen de Pakistán, de países árabes y Uzbekistán. El armamento que tiene proviene fundamentalmente de la Unión Soviética. Se trata de tanques T 59 y T 55 que el ejército soviético dejó en territorio afgano en 1989, cuando el Kremlin puso fin a la ocupación de Afganistán.

Las milicias talibán también tienen artillería, mísiles antitanques y antiaéreos, algunos cazadores soviéticos Mig en muy mal estado, aviones Sukoi, morteros y miles de armas pequeñas.

Recientemente, Osama bin Laden los equipó con ametralladoras y morteros más modernos. Más allá del armamento, que comparado al de otros países de la región es pobre y viejo, la gran fuerza de la milicia afgana talibana es que la mayoría de sus miembros fueron entrenados por la CIA en métodos guerrilleros para poder enfrentar a un ejército regular. Y no hay dudas que los métodos funcionaron porque el ejército ruso tuvo que retirarse y los talibanes tomaron el gobierno en 1994.

La experiencia demuestra que es muy difícil ganarle a un ejército de ese tipo con bombardeos."Sería un error bombardear Afganistán", le dijo al Washington Post el ex jefe de Servicio de seguridad federal ruso, la actual KGB, Nikolai Kovalyov. "Jamás hemos podido ganarle al terrorismo con un bombardeo."

En Afganistán no hay carreteras, pozos de petróleo, base militares que podrían representar buenos blancos para una ataque aéreo. Según fuentes de inteligencia paquistaní, los talibanes ya vaciaron todos sus campos de entrenamiento y el gobierno está funcionando desde un lugar no identificado. El propio secretario de Estado, Colin Powell, confesó que todavía no saben con certeza dónde está Bin Laden.

Las dificultades para lanzar un ataque masivo por tierra son tan numerosas como las dificultades de un bombardeo aéreo. El problema principal es la geografía. "Los milicianos viven en las montañas y se esconden en cuevas. Hay miles de cuevas en todos lados", dijo Kovalyov.

Además, la invasión terrestre tendría un costo político elevadísimo en países moderados. Si bien los gobiernos de países como Egipto y Arabia Saudita están apoyando ciento por ciento a Estados Unidos, si hay una invasión es muy probable que se vean confrontados a una gran oposición en el seno de sus respectivas sociedades, donde ya hay grupos extremistas islámicos muy bien organizados.

A Estados Unidos no le conviene fracasar en Afganistán como fracasó en Vietnam y, a juzgar por lo que le ocurrió a la Unión Soviética durante la ocupación, las probabilidades de un resultado negativo son muy altas.

Por último, está la posibilidad de realizar raids con fuerzas especiales, que si bien no serían muy simples, parecen en principio más razonables que las otras dos opciones. Se trataría de operaciones de "cirugía", con objetivos muy concretos, realizadas en la clandestinidad y con métodos no siempre muy limpios. Pero también es cierto que la CIA tiene orden de capturar a Bin Laden desde 1998 y todavía no lo ha logrado.

Según Robert Hunter, un estratega de un think tank que hace investigaciones para el Pentágono, dijo que a él no le sorprendería si en este momento se está desarrollando un gran debate en el seno del gobierno de Bush. Hunter piensa que el general Colin Powell está en favor de una operación más pequeña con fuerzas especiales mientras que el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, estaría en favor de una estrategia más agresiva.

De hecho, durante una conferencia de prensa que dio ayer, cuando un periodista le preguntó si estaba de acuerdo con que Estados Unidos debía eliminar los estados que protegen a los terroristas, Powell dijo "tenemos que eliminar a los terroristas".

En un programa de TV, Rumsfeld dijo que "la era de la guerra aséptica —aviones que lanzan bombas a 20.000 pies de altitud, mísiles crucero nocturnos, ningún herido del lado estadounidense o aliado— todo eso no funcionará con este enemigo"

 

 



 Copyright © 2005 Intag Corp! Inc. All rights reserved.    Contáctenos | Primera Visita | Webmaster 
free counters