Got 0 bytes response, method=default Response decode error AúnMás.com - Enciclopedia Latinoamericana La Guerra del Siglo 21
! Publicidad en AunMas
Home
Registrarse
Login
Soporte
Nosotros
Viernes 20 de octubre del 2017
 
Google







free counters
Ataque 11 de Septiembre - Torres Gemelas - Edición especial traducida del New York Times



Edición especial traducida del New York Times

Traducida por Juan Chamero, Editor Jefe de aunmas.com

 

 

Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

El World Trade Center convertido en el centro de los ataques terroristas

Por James Barron

 

Ver Información Libre y Gratuita Online ofrecida en Inglés por el New York Times

 

En lo que parece un ataque coordinado piratas aéreos estrellaron aviones en las torres gemelas del World Trade Center, un verdadero símbolo del Comercio y del poder económico mundial, y en el Pentágono, otro símbolo del poder de los Estados Unidos de América.

 

 

 

Secuencia del segundo ataque a las Torres Gemelas

 

 

 

En lo que pareció como ataques paralelos a la quintaesencia del poder financiero y militar Americano, piratas aéreos suicidas se estrellaron hoy contra las torres gemelas del Centro del Comercio Mundial en Manhattan y contra el Pentágono en las afueras de Washington poco menos de una hora después.

 

Las torres de 110 pisos del centro, colapsaron pronto en una terrible tormenta de escombros y vidrios. El mayor de una serie de edificios complementarios del complejo, una estructura de 47 pisos que había sido arrasada por los escombros del colapso de las torres gemelas, se derrumbó a la tarde.

 

 

 

Una pared del pentágono, la estructura tipo fortaleza del Departamento de Defensa a través del río Potomac  en Washington, construida al comienzo de la IIa Guerra Mundial, se derrumbó estrepitosamente.

 

No es claro aún cuanta gente fue herida o muerta en el Pentágono, mientras en Nueva York, su Alcalde Rudolph W. Giuliani dijo que la nómina de los muertos no será conocida hasta dentro de unos días pero que "seguramente será mucho más de lo que podemos soportar".  En los cuatro aviones secuestrados perecieron 266 personas, incluyendo la aeronave que cayó en Pensilvania, donde los piratas aéreos habrían intentado impactar Camp David, el retiro presidencial en Maryland.

 

A lo largo y ancho del país, procedimientos de emergencia que nunca fueron usados durante la guerra fría fueron invocados, no como una ejercitación sino en la realidad. Por primera vez en la historia, fueron suspendidos todos los vuelos civiles mientras autoridades civiles y militares se conferían telefónicamente sobre ubicaciones seguras.

 

En el Pentágono, aún en estado de tensión, el Secretario de Defensa Donald H. Rumfeld dijo, "El Pentágono está funcionando. Mañana estaremos en función plena". El y el Procurador General John Ashcroft, condenaron el ataque y aseguraron que sus agencias harán todo lo posible para llevar a los culpables a la justicia.

 

El Presidente Bush, que comenzó su día en La Florida y que fue llevado a una base aérea en Luisiana para luego trasladarse a la Central del Comando Estratégico del Aire en Nebraska, retornó a la Casa Blanca ésta tarde para hablar a la nación a las 8:30 PM horas.

 

Ninguno se ha adjudicado hasta ahora los ataques. No obstante, teniendo en cuenta la extraordinaria planificación necesaria, la aparente familiaridad de los piratas aéreos con la modalidad de los vuelos comerciales, y la historia de los ataques recientes a blancos Americanos, lleva a especular que el ataque fue dirigido por Osama bin Laden, el militante islámico que se cree opera desde Afganistán. Los Talibanes, la línea dura de Afganistán, rechazaron la idea, pero los oficiales Americanos ven esto como una medida defensiva.

 

 

 

Un Grupo de Bomberos mirando asombrados lo que quedó luego del colapso de las torres

 

 

Un pasajero de la aeronave que se estrelló en el Pentágono fue Barbara Olson, cuyo esposo, el Solicitador General Theodore Olson, dijo que ella lo había llamado dos veces desde su celular antes del choque. Dijo que ella iba a tomar el mismo vuelo el Lunes, pero demoró un día su viaje para celebrar su cumpleaños con él el Martes a la mañana.

 

La Señora Olson, que había sido investigadora del Congreso y ayuda del  encargado de disciplina de la minoría del Congreso, Don Nickles, quien ahora es un comentarista de la CNN, dijo que los pasajeros, el piloto y el resto de la tripulación, habían sido amontonados en la parte trasera de la aeronave. Olson dijo que las únicas armas que ella mencionó fueron cuchillos y cortaplumas.

 

En Nueva York, la gente observó sin creerlo, como primero una torre y luego la otra parecían explotar, piso a piso y luego comenzó una avalancha de escombros, bloqueando el brillo del sol de fin del verano y cubriendo las calles del bajo Manhattan con una gruesa capa de polvo grisáceo.

 

El Presidente Bush, que estaba en Sarasota, estado de La Florida, cuando los dos aviones entraron a las torres alrededor de las 9 de la mañana, tiempo del Este,  definió a la destrucción como un "aparente ataque terrorista en nuestro país" y ordenó una investigación a toda escala para "dar caza a los responsables de éste acto". Más tarde, en la base aérea de Barksdale en Luisiana, en su camino a Nebraska, dijo que su gobierno "ha tomado los pasos adecuados para proteger a los Americanos".

 

 

"No cometeremos errores", dijo el Presidente en Luisiana, "los Estados Unidos darán caza y castigarán a los responsables de estos cobardes actos". El Almirante Robert J. Natter, Comandante de la flota del Atlántico, ordenó que portaviones y destructores porta mísiles protejan a Nueva York y Washington.

 

"Hemos sido atacados como cuando Pearl Harbor", dijo. El Almirante Natter también fletó buques anfibios transportando Marines y marineros para asistir  con equipos de seguridad y de apoyo quirúrgico a los heridos.

 

Los oficiales responsables de armar el rompecabezas de la secuencia destructiva dijeron que cuatro aeronaves fueron secuestradas y usadas en los ataques. El vuelo 11 de American Airlines, un Boeing 767 que había salido de Boston, fue el que se estrelló primero contra una de las torres.

 

Fue seguido 20 minutos más tarde por el vuelo 75 de United Airlines, también un Boeing 767, que había sido desviado de un vuelo Boston-Los Angeles.

 

El vuelo 77 de American Airlines, un Boeing 757 que había despegado del Aeropuerto Internacional Dulles, cerca de Washington, fue el que se estrelló en el Pentágono, mientras un vuelo de United que salió de Newark hacia San Francisco se estrelló a 80 millas al sur de Pittsburg.

 

El Representante de Virginia, James Moran, dijo después de atender una reunión en Washington que el blanco del avión que se estrelló en Pensilvania podría haber sido Camp David, el retiro presidencial en Maryland. El choque fue a 85 millas de allí.

 

En Nueva York, trabajadores de emergencias informaron que se estaban preparando para transportar por ferry a través del río Hudson los cadáveres hacia  Ciudad Jersey ésta tarde.

 

Associated Press a su vez informó que un oficial de policía de Ciudad Jersey estaba dirigiendo el tráfico gritando: "Váyanse de aquí!, Tenemos que pasar a los cadáveres por aquí".

 

El Gobernador Actuante Donald T. Di Francesco de New Jersey declaró estado de emergencia, lo cual le posibilita movilizar a la policía del estado a la Guardia Nacional y a otras unidades de emergencia. En Nueva York, la Oficina de Administración de Emergencias del Estado abrió su centro de operaciones de emergencias en Albany mientras el Gobernador George E. Pataki denominó al ataque "un ataque sobre Nueva York, un ataque sobre América, un ataque sobre nuestro modo de vida".

 

Los oficiales de la ciudad de Nueva York cancelaron el llamado a votaciones primarias a Demócratas y Republicanos para candidatos a Alcalde, el Consejo de la Ciudad y otros cargos. Pataki dijo que fue pospuesto en parte  a causa de que varias escuelas que estaban preparadas para lugares de votación habían sido preventivamente cerradas.

 

Durante la mayor parte del día fue prácticamente imposible entrar o abandonar Manhattan. La mayor parte de los puentes y túneles hacia y desde Manhattan fueron clausurados.

 

La estación Pensilvania, una boca de conexiones de Amtrak en el Noreste, así como una central de conmutación de trenes para Long Island y New Jersey, fueron transitoriamente clausuradas. Fueron reabiertos los servicios a las 2 PM, con servicios limitados a la Estación Terminal Gran Central también cerrada brevemente. Fue también reabierto con servicios limitados para las conmutaciones vía el Metro del Norte y Connecticut.

 

Algunas líneas de subterráneos pararon por problemas de energía, dijeron oficiales aunque muchas estaban operativas por la tarde. El Gobernador Pataki ordenó que no se cobrara en los subterráneos de Long Island y Metro del Norte.

 

Las autoridades de las compañas telefónicas dijeron que sus sistemas estuvieron congestionados  con llamadas, las más de gente desesperada tratando de comunicarse con parientes y amigos que trabajaban en las torres gemelas o en sus cercanías, luego que fueran perforadas por enormes agujeros en sus partes superiores.

 

El impacto del segundo avión, 18 minutes después del primero, fue transmitido en vivo por las estaciones de TV, cuyos helicópteros, los que son usualmente empleados para seguir las congestiones de tráfico, convergieron sobre el bajo Manhattan luego del primer impacto.

 

Varios testigos dijeron que vieron cuerpos que se caían y cuerpos que se arrojaban desde el primero de los edificios impactados que entraba en colapso, en una inmensa nube de   escombros y humo. La otra torre se derrumbó de la misma forma media hora después.

 

El número de muertos y heridos en las torres gemelas no pudo ser inmediatamente determinado. Lo que se sabe es que la gente que diariamente entraba a las torres en esa hora fue sorprendida mientras se trasladaba a  sus respectivas oficinas, de miles de empresas a cientos de pies sobre el nivel de la calle.

 

En la hora entre los dos impactos, la gente estaba en pleno proceso de lenta evacuación de esos dos edificios de casi cincuenta años de antigüedad. Una vez evacuada la mayoría de la gente las autoridades comenzaron a tratar de evacuar supervivientes.

 

Wall Street cerró sus puertas inmediatamente seguido a las colisiones y el Señor Giuliani, cuyo centro de comando de la ciudad está ubicado en uno de los edificios menores adyacente a las torres gemelas, ordenó la evacuación del bajo Manhattan.

 

Los trabajadores fueron enviados a sus casas en Washington, donde un área de dos manzanas alrededor de la Casa Blanca era clausurada. Varios aviones supersónicos de la Fuerza Aérea  fueron vistos volando sobre la capital a medida que la gente abandonaba masivamente en orden sus lugares de trabajo.

 

 

Declaraciones de Testigos

 

Testigos describieron la escena de ésta mañana en el bajo Manhattan, cuando un avión de American Airlines pasó volando bajo por las oficinas. "Todo ocurrió de golpe, parecía como si de pronto las turbinas aceleraban", dijo Vincent Gardino, un ejecutivo de la radio WNYC, cuya oficina está ubicada sobre el piso 25 del Edificio Municipal, ubicado a cuatro cuadras de las torres gemelas.

 

Marc Siegel, otro oficial de la radio WNYC, fue a su oficina en el piso 24 para hacer una llamada telefónica. Mientras estaba al teléfono, vio un segundo avión enfilando hacia la segunda torre. "Venía como un misil", dijo y "ocurrió una tremenda explosión".

 

American dijo que su vuelo 11 de Boston llevada 81 pasajeros, 9 auxiliares de a bordo y 2 pilotos.

 

United dijo que su vuelo 75 desde Boston llevada 56 pasajeros, 7 auxiliares y 2 pilotos.

 

"Estamos horrorizados con estos trágicos eventos", dijo Donald J. Carty, presidente y jefe ejecutivo de la Corporación AMR, la madre de American Airlines. "Nuestros pensamientos y ruegos están dirigidos a las familias de todos los involucrados".

 

United dijo que estaba enviando un equipo a Pesnilvania, donde uno de sus aviones cayó en su vuelo desde Newark a San Francisco. Llevaba 38 pasajeros, 5 auxiliares y 2 pilotos.

 

En los minutos previos a la desaparición de las torres gemelas, detrás de nubes de humo espeso, Barbara Geanne Mensch, una fotógrafa que vive cerca del puente de Brooklyn en el bajo Manhattan, dijo que escuchó el ruido como de un camión sobre el puente, pero más fuerte que lo usual.  "Corría a las ventanas y ví las torres incendiadas”, dijo. Fue a la terraza de su edificio. "Vi llamas. Yo sabía que en su interior, me lo decía mi reacción visceral, estoy viendo gente muriendo". Luego vino el segundo avión. "Viró hacia la derecha y hacia la torre, y luego una inmensa bola de fuego".

 

Nicholas Gasper, un empleado de tránsito que estaba en el lado de Brooklyn del puente homónimo dijo que el segundo avión "hacía una suerte de deslizamiento dentro del edificio. Desde mi posición lo que veía parecía como si el avión se deslizaba dentro de la torre". El edificio tembló. "Yo estoy aún temblando", agregó unos minutos más tarde.

 

Terrance Phillips, que estaba a tres a cuatro cuadras, dijo que estaba mirando el fuego del primer “crash” cuando vio al segundo avión aproximándose. "Chocó y explotó. La gente se quedó mirando y luego comenzó una estampida".

 

Sobre las calles del bajo Manhattan, la gente gritaba a la vista del segundo avión, dijo Mark N. Vamos, quien recién estaba saliendo del subte en Broadway y Wall Street en su camino al trabajo. "Quedamos todos detenidos por unos segundos y nos dimos cuenta de que toneladas de escombros caían sobre nosotros". Entramos de vuelta al subterráneo.

 

James Wang, un estudiante de la Universidad del Noroeste quien estaba en Manhattan para las elecciones primarias, estaba tomando fotos en un parque cercano a las torres gemelas cuando la primera torre entró en llamas. Cuando la segunda torre fue impactada, "metales y escombros y vidrios comenzaron a caer", dijo. ""Caían desde tan alto que podía uno verlos caer lentamente hacia uno".

 

Cerca a las torres, Ross Milanytch describió la escena como "pequeñas explosiones en cada piso". "Y luego que todo se aclaró, lo que quedó de los edificios, uno podía ver las barandas de metal de las escaleras", dijo Milanytch, quien estaba en su oficina del piso 22 a un par de cuadras distante. "La estructura desapareció por completo".

 

En las próximas horas, ambulancias y carros de bomberos corrían hacia el bajo Manhattan, desde todos los puntos de la ciudad y comenzaron a transportar la gente a los hospitales. En el Hospital Nueva York University-Downtown, Kathleen Zichy, su VicePresidenta ejecutiva para el desarrollo, dijo "durante los 90 minutos posteriores al primer impacto vinieron muchas personas, pero agregó que a causa de la nube de humo y escombros del colapso de las torres era imposible ver lo que ocurría a más de dos metros."

 

El Hospital de St. Vincent's puso una unidad de apoyo en la calle en Greenwich Village. El Gobernador Pataki llegó al hospital de  St. Vincent's alrededor de las  6:40 p.m. para visitar al personal y a pacientes. Luego dijo a los periodistas. "Los terroristas no van a tener la última palabra. Miren detrás de mí y verán la fuerza de Nueva York."

 

Atrás de él había más de 100 médicos, enfermeras y otros auxiliares médicos. A las 6:50 p.m., había más de  319 pacientes en ese hospital, de los cuales  entre 50 y 55 estaban en condiciones críticas, y aproximadamente 45 eran bomberos y policías. Las autoridades del hospital dijeron que tres personas habían sido declaradas muertas.

 

El Cardenal Edward Egan, el Arzobispo de la Iglesia Católica Romana de Nueva York, dijo después de una misa especial en la Catedral de San Patricio, que había administrado la extrema unción a 12 a 15 heridos que fueron trasladados al Hospital de St. Vincent. Dijo estar impresionado por la velocidad y eficiencia de los médicos de ese hospital y de todos su equipo humano. Rogó además por los bomberos y policías que están en plena tarea de ayuda a sus semejantes. "He visto a lo mejor de Nueva York ", dijo, "he visto a bomberos y policías ignorando su propia seguridad ayudando a la gente. He visto a muchos de ellos sangrando de cuello y brazos. Ellos son lo mejor de Nueva York". El Cardenal dijo que en un momento, mientras estaba en el hospital, vio a la segunda torre entrar en colapso. "Fue una pesadilla", dijo, "una pesadilla para ésta ciudad de gente noble y decente".

 

 

 

 



 Copyright © 2005 Intag Corp! Inc. All rights reserved.    Contáctenos | Primera Visita | Webmaster 
free counters