! Publicidad en AunMas
Home
Registrarse
Login
Soporte
Nosotros
Sabado 29 de abril del 2017
 
Google







free counters
El Islam V - Arabismo e Hispanismo

El Islam V

Por Juan Chamero, Editor Jefe de aunmas.com

 

 

 

Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

 

Escena del Cairo Antiguo

 

 

 

Arabismo e hispanismo

 

·         Al-Andalus

·         Ser Árabe

·         Ser Musulmán

·         Mensajes Universales

·         La Mujer Árabe

 

 

 

 

 

Arabismo e hispanismo

Por Olga CONNOR, Redactora de Letras y Arte del Miami Herald en Español

Publicado en tres fines de semana: Hemeroteca Miami Herald 14, 21 y 28 de Octubre del 2001.

 

 

Nota de la R: Nos hemos permitido presentar éste tema a través del hermoso “tour” intelectual de Olga CONNOR, que además de periodista es una excelente escritora. Le hemos agregado a las citas sus correspondientes hipervínculos. Hemos agregado también notas y comentarios de nuestro equipo de redacción en color azul.

 

Al-Andalus

La civilización española que heredamos los hispanos del continente americano es el resultado de la mezcla de tres culturas: cristiana, árabe y judía.

* Nota de la R: Ver Al Andalus. Al-Andalus fue una civilización que irradió una personalidad propia tanto para Occidente como para Oriente. Olvidada después de su esplendor, tanto por Europa como por el universo Musulmán, parecería una bella leyenda que no hubiera pertenecido a ninguno de los dos mundos. En ese sitio de describen las etapas cruciales de sus ocho siglos de existencia:

Nuestro primer encuentro con lo arábigo es el idioma español, en el que se encuentran unos 5,000 vocablos de ese origen, especialmente, muchos de los que comienzan con la sílaba ``al'', el artículo árabe, como almohada, alcázar, alféizar, alcahuete, alcalde, albañil (al-bani-l) o constructor, y almirante, cuyo origen es Amir al Bahar, o príncipe del mar, capitán de barco. Y cuando decimos Ojalá estamos invocando el nombre de Alá o Dios, o que lo quiera Alá (Insh- Allah). Son palabras concernientes a todos los aspectos de la vida. Hasta del amor, como el concepto de ``celoso''. Pero también del mundo científico, como algoritmo, que viene de Alkhwarizmi, nombre de un matemático árabe de la España del siglo X, y álgebra, del árabe al yabra, la reducción. Los números son arábigos, y el concepto de alquimia procede del árabe, lengua semita como el hebreo.

* Nota de la R: Ver el “Patrimonio Lingüístico de origen árabe en el idioma español”, de Verde Islam. Ver la cuna hispanomusulmana de las primeras “nanas”. Extraemos de ese sitio el siguiente comentario alusivo a la influencia árabe en el habla hispana:

La visión del mundo que el Islam, a través de la Lengua Árabe del Corán, estableció en Al Andalus, afectó no sólo a los musulmanes sino a todos los habitantes de la Península. La huella de esa forma de vivir que fue la norma durante casi un milenio no pudo borrarse tan fácilmente como pretendieron algunos. Teniendo en cuenta la diferencia de nivel cultural entre cristianos y musulmanes durante la Edad Media, resulta lógico pensar que las palabras que expresaban determinadas técnicas, objetos y situaciones que no existían entre los cristianos, fuesen asimiladas por éstos directamente, ya que no podían ser traducidas.

Esa pervivencia de las palabras árabes en el castellano puede darnos además una idea precisa de la situación cultural de ambos pueblos. Los musulmanes enseñaron mucho a los cristianos de Al Andalus. Como reconoce el mismo Menéndez Pidal: "nos enseñaron a proteger bien la hueste con atalayas, a enviar delante de ella algaradas, a guiarla con buenos adalides, a vigilar el campamento con robdas o rondas, a dar rebato en el enemigo descuidado."

La superioridad cultural de los musulmanes hizo que se impusieran términos jurídicos que no tenían correspondencia en las estructuras sociales de los cristianos como alcalde, alguacil, zalmedina, almojarife, albacea, etc. Formas comerciales como almacén, almoneda, quilate, arroba, quintal, azumbre, almudes, cahices y fanegas.

La transmisión de técnicas y oficios es patente en alfarero, albéitar, albañil o alarifes que construían alcantarillas.

La superior agricultura impuso el albaricoque, la alcachofa, la acelga, la algarroba, la naranja y el limón, que regaban con agua extraída mediante norias de las algibes y albercas, y conducida a los campos y vergeles por excelentes acequias de albañilería.

En la garganta de los andaluces contemporáneos resuena todavía el eco de la Lengua Árabe. La misma h aspirada que sustituye en el habla a la h, como en hondo, o la s como j en sepia>jibia.

 Nota de la R: Ver nombres árabes, masculinos y femeninos en Islam.org

Un segundo encuentro con los árabes ha sido a través de los cuentos, especialmente, de Las mil y una noches, trofeo maravilloso de la imaginación, modelo esencial de la literatura de todos los tiempos, que casi todos hemos leído en adaptación para niños, como La lámpara de Aladino, Los viajes de Simbad y Alí Babá y los 40 ladrones.

Cuentos árabes reproducidos en castellano han sido terreno de cultivo para escritores como Jorge Luis Borges, quien imitó en El brujo postergado un cuento de uno de los libros más extraordinarios del Medioevo, el Libro de los Exemplos del Conde Lucanor o Libro de Patronio, de 1335.

Los árabes desarrollaron en la España de los siglos VIII al XV, una cultura mucho más avanzada que la del resto de Europa, en medicina, arquitectura, filosofía y literatura. Las maravillas de edificios: la Mezquita de Córdoba, La Alhambra, el Generalife y el Alcázar de Sevilla, son monumentos de la creatividad artística y el gusto por los placeres de la vida que gozaron los árabes en 800 años de vida en Al Andalús por todo el sur de España, hoy Andalucía.

Dos subculturas intermedias alternaron con la cristiana y la mora: la mudéjar y la mozárabe. El mudéjar fue el estilo de la escritura o las artes entre los cristianos influidos por los musulmanes que vivieron entre ellos, que se puede observar en algunos de los poemas del Arcipreste de Hita, del siglo XIV. Mozárabe era la influencia del mundo romance (por ser de las lenguas románicas) dentro del árabe, como las jarchas, versos cortos que los cristianos que vivían en Andalucía escribían en árabe, pero con sonido y significado de español antiguo, llamado visigodo. Otro tanto hacían los judíos hispanizados que copiaban en caracteres hebreos poemas en el romance primitivo que se hablaba en los siglos VIII y IX.

Dos siglos después, los árabes de Al Andalús producirían una poesía extraordinaria que se basaba en teorías sufíes, sobre un amor imposible y extasiante, que más tarde pasaría a la Navarra, y de ahí a la corte de la Provenza, a través de los trovadores, lo que dio en llamarse amor cortés. Sería la base del drama de amor prohibido de La Celestina, y del amor caballeresco del Amadís de Gaula, la extraordinaria lírica de Dante, Petrarca, Garcilaso de la Vega y, por extensión, de los místicos, como San Juan de la Cruz, que derivaron de esta poesía toda la fraseología típica de un amor exquisito y espiritual.

Hay más. Si no hubiera sido por las traducciones al latín de la Escuela de Traductores de Toledo, en el siglo XII, de los libros clásicos de los griegos, primero al árabe y luego al latín, como Plotino, Platón y Aristóteles, y de sus propias teorías matemáticas, químicas y astronómicas, que circularon por toda la Europa medieval, no se hubiera dado el Renacimiento.

Al mismo tiempo, ya los príncipes de Asturias, y luego la cuña castellana y de Aragón, avanzaban hacia Al Andalús en nombre de Santiago Apóstol y arrancaban poco a poco los dominios de los árabes, que habían descansado en sus jardines de juegos de agua del Generalife y sus naranjales y olivares, disfrutando de las exquisitas tardes de siesta en medio de los calores del verano en Córdoba. El terrible desierto les esperaría, como bien dice el actor Alec Guinnes en la película Lawrence of Arabia, y por siglos añorarían los bellos huertos de Andalucía.

* Nota de la R: Boabdil, Abu Abd Allah, capituló ante los Reyes Católicos, entregándoles Granada, poco antes del Viaje de Colón, el 25 de Noviembre de 1941, quién lamentándose ante la pérdida de Granada, según la leyenda, debe afrontar la crítica durísima de su madre quien le dice:

¡Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre.

La rendición de Boabdil “El Moro” ante Los Reyes Católicos

 

* Nota de la R:  Ver el esplendor de esa época dorada del Islamismo en Europa en los sitios:

·         Almanzor (Al Mansur) El Moro

·         La Conquista de Granada, teatralización de la pérdida de Granada ante los Almorávides

Ejemplo de esa poesía épica y romántica de esa época:

ROMANCE DE ABENAMAR

Y EL REY DON JUAN

(Anónimo)

 

 

"Abenámar, Abenámar,

moro de la morería,

el día que tú naciste

grandes señales había.

Estaba la mar en calma,

la luna estaba crecida;

moro que en tal signo nace,

no debe decir mentira".

Allí respondiera el moro,

bien oiríis lo que decía:

"No os la diré, señor,

aunque me cueste la vida,

porque soy hijo de un moro

y una cristiana cautiva.

Siendo yo niño y muchacho

mi padre me lo decía,

que mentira no dijese,

que era grande villanía.

Por tanto, pregunta, rey,

que la verdad te diría".

"Yo te agradezco, Abenámar,

aquesta tu cortesía.

¿Qué castillos son aquéllos?

Altos son y relucÌan".

La Alhambra era, señor,

y la otra, la mezquita;

los otros, los Alijares,

labrados a maravilla.

El moro que los labraba

cien doblas ganaba al día

y el día que no los labra

otras tantas se perdía.

El otro es Generalife,

huerta que par no tenía;

el otro, Torres Bermejas,

castillo de gran valía".

Allí habló el rey Don Juan,

bien oiréis lo que decÌa:

"Si tú quisieras, Granada,

contigo me casaría;

dárete en arras y dote

a Córdoba y a Sevilla".

"Casada soy, rey Don Juan,

casada soy, que no viuda.

El moro que a mí me tiene

muy grande bien me quería".

 

 

 

Ser Árabe

Ese gran imperio de la cultura árabe en España y su influencia en el resto de Europa, se debió a la unificación por el Islam. Lo que antes había sido una serie de tribus, en el siglo VII se había convertido en una cultura, que conquistó en poco tiempo a España como uno de sus principales territorios. No sería el único. El entramaje con muchas otras culturas hace que el árabe sea lenguaje nativo de 22 países hoy día. Como lenguaje nacional de 22 países, el árabe une hoy día a una gran zona del planeta.

Es el idioma en el que se comunican diariamente los 280 millones de habitantes que residen en los países árabes, tal como el español nos une a todos los países de Hispanoamérica.

Sayed Omran, profesor de Árabe y Estudios Islámicos en la Universidad de Villanova, Filadelfia, Pensilvania, aclara que ``ser árabe es, por definición, alguien que habla el árabe para comunicarse diariamente''.

Esto sucede en Egipto, Arabia Saudita, Siria, Libia, Kuwait, Yemen, Marruecos y otros 16 países del Cercano Oriente, en el norte de África y la península arábiga.

Omran comenta que es cierto que hay dialectos en los países en que se habla el árabe, pero lo importante es que el lenguaje de los periódicos y de los libros, de los documentos oficiales y de los ciudadanos en general es el árabe.

Esa es la razón por la cual en estos días hemos podido ver una cadena de televisión en Yemen que comunica a todos estos países. Sus computadoras reproducen en un programa de caracteres árabes, de derecha a izquierda, el lenguaje de sus redactores, aun cuando los teclados a veces tengan las letras latinas.

 

Ser Musulmán

Ser musulmán no es igual que ser árabe. Y viceversa, ser árabe no significa ser musulmán. Hay árabes cristianos, como los coptos en Egipto y comunidades de cristianos en Líbano y Siria. De hecho, hay congregaciones judías en países árabes, dice Omran, quien insiste en la tolerancia del Islam.

Los países del Medio Oriente, Turquía, Irán, Pakistán, Afganistán, y muchos del sureste de Asia, como Indonesia y Malasia, no son árabes, pero sí islámicos. Según Omran, un musulmán es alguien que cree en el Corán.

La Organización de la Conferencia Islámica tuvo un congreso recientemente, que tuvo difusión amplia en la TV, en el que se reunieron representantes de 56 países, donde viven 1.2 mil millones de musulmanes que no hablan el mismo idioma.

Omran explica que, aunque no hablen la misma lengua, los musulmanes usan versos del Corán para rezar, por lo que el árabe es lenguaje de oración, al igual que el latín lo era en la liturgia católica antes del Concilio Vaticano II.

En ese sentido, está en los labios de esos miles de millones de musulmanes, por lo menos cinco veces al día. Y claro que hay musulmanes cuyo idioma es el español.

El impacto del árabe en la erudición es capital: los orientalistas tienen que aprenderlo para investigar los documentos de estos países en el idioma original. Incluso en los estudios hispánicos hay que saber árabe para comprender ocho siglos de cultura de la península ibérica, como es el caso del estudioso Miguel Asín Palacios en España. El árabe ha llegado hasta China, por los viajes de los mercaderes que introdujeron las formas geométricas de las alfombras y también la cultura religiosa del Islam.

* Nota de la R: Miguel Asín Palacios, 1871-1944 fue uno de los miembros más destacados de la escuela de arabistas de Zaragoza y un notable investigador de la filosofía y espiritualidad musulmanas.

En la sede de las Naciones Unidas se considera el árabe como una de las lenguas oficiales, además del inglés, francés, español, chino y ruso. Y hay traducciones simultáneas en estos seis principales idiomas de comunicación mundial.

Bagdad, la capital de Irak, que nos recuerda la Guerra del Golfo, tiene otro significado para los orientalistas. Fue allí donde se desarrolló, en el otro extremo del imperio medieval musulmán, una cultura y un arte exquisitos hasta que llegaron los mongoles en 1258, y entre otros desmanes, arrojaron al río Tigris la mayor colección de libros que conocía el mundo de la época. Los bárbaros quieren siempre destruir la belleza que producen pensadores y artistas.

Phillip Hetti, de la Universidad de Miami, autor de History of the Arabs, ha escrito que más libros de investigación y mayor cantidad de teorías fueron originados en árabe que en ningún otro idioma hasta ese momento, incluyendo el latín y el griego. Ver nuestra sección....

``Es desafortunado que solamente un pequeño número de scholars estén conscientes de los grandes logros de los pueblos árabes en los terrenos de la ciencia y las artes en la Edad Media'', señala Omran. ``Hasta el lenguaje de las estrellas lleva nombres inventados por los árabes''.

¿Cómo perdió la cultura del Islam su predominio mundial, la maravillosa cima de la cultura que logró en la Edad Media?

``Todos los grandes imperios y las grandes sociedades funcionan en ciclos, llegan a su cenit, su Edad de Oro, que fue entre los siglos VIII y XIII entre los árabes, cuyo imperio se empezó a desintegrar con la invasión de los mongoles en el siglo XIII, y la de los turcos otomanos en el siglo XVI'', explica Omran. ``Luego llegaron los colonizadores europeos, los holandeses, los franceses, los británicos. Pero en esto, los árabes no están solos, lo mismo sucedió en la Antigüedad con los imperios griego, romano y bizantino, y con el británico y el español en los tiempos modernos''.


Mensajes Universales

And the God of Gods created the
soul, fashioning it for beauty....
..... He gave unto it also the cup of sorrow,
saying: ``Drink that you may understand the meaning of joy''

The Soul, Kahlil Gibran

Y el Dios de los Dioses creó el alma,

Quiso hacerla bella....

.....Le dio a beber también la copa de la tristeza,

diciendo: “Bebe, para que puedas comprender el significado del gozo”

 

El Alma, Kahlil Gibrán

Al igual que en todas las literaturas, hay escritores en la lengua arábiga que saltan las fronteras de su cultura para hablarle al alma universal.

Así es Kahlil Gibran. Quizás, porque en algún momento de su vida escogió escribir en inglés, también por su desarrollo literario y artístico --era pintor-- entre la elite cultural de Boston, a principios del siglo XX.

The Soul, en traducción del árabe al inglés, apareció en Prose Poems, colección de poemas publicados en periódicos y revistas de los inmigrantes árabes en Estados Unidos, y del Cercano Oriente.

Originalmente se publicó en Es-Sayeh, el 22 de enero de 1922. Tengo el volumen que reproduce dibujos originales del poeta artista, del traductor original Andrew Ghareeb (Knopf, 1934, vigésima reimpresión, 1972).

Gibran, nacido en Becharre, Líbano, 1883, es considerado uno de los mejores escritores de la lengua inglesa, la que aprendió como niño inmigrante en este país, aunque no dejó de escribir en árabe hasta el final de sus días.

Según Barbara Young, ``el poeta creó una escuela de literatura que captó la vívida y sensible imaginación del poético y erudito Oriente, en donde se le consideró como `padre' de la raza arábiga''.

Al morir (1931), sus restos fueron llevados a su país de origen, donde se consideró un día de júbilo por el regreso de su más afamado poeta.

Gibran era de familia cristiana maronita, lo que ilustra la compleja situación del mundo arábigo, desde sus comienzos en la Edad Media hasta el día de hoy.

Del mismo modo, es paradójica la posición de la mujer en ese mundo, muy variada y distinta de la tipificada en el folklore: de esclava del esposo, cubierta totalmente, sin estudios ni cultura.

La Mujer Árabe

Nawal el Saadawi, doctora en medicina y escritora egipcia --modelo para la mujer árabe moderna--, ha desafiado las interpretaciones fanáticas debidas al reciente auge del fundamentalismo. Autora de libros de ficción y de ensayos que definen la política sexual, el desarrollo del Tercer Mundo, y la expresión literaria, fue directora de Salud Pública en su país y estuvo presa durante el gobierno de Sadat por sus actividades políticas. The Hidden Face of Eve (Zed Books, 1980) es uno de sus libros capitales. Una de sus obras más recientes es A Daughter of Isis: The Autobiography of Nawal El Saadawi, traducción de Sherif Hetata, (1999).

* Nota de la R: La Dra. Nawal el Saadawi ha escrito más de 30 libros, ha recibido incluso amenazas de muerte de los fundamentalistas Islámicos, persecución y prisión bajo Anwar el-Sadat. Es una vigorosa oponente de la circuncisión femenina y ha contribuido al Informe de Crímen de Guerra de Estados Unidos contra Irak u ha desafiado sanciones de las Naciones Unidas por participar en una mission de ayuda médica a Irak. Es una activista de la Unión de Mujeres Egipcias, la cual ha sido declarada illegal por el gobierno egipcio.

Sus antecesoras eran princesas admiradas en los palacios de Córdoba, Guadalajara y Sevilla por sus creaciones poéticas. Al Kiram, Roamaiquia, e Itimad --esposa de Almotamid--, dejaron sus nombres en la historia de la poesía árabe en España. Aunque en esa época, sólo las mujeres de posición elevada tendrían cultura.

La mujer árabe en el Medioevo español se caracterizó literariamente por el surgimiento de la tradición de un amor especial --a que aludíamos anteriormente--, que la colocaba en un pedestal. Venía en parte de las ideas platónicas acerca de la belleza y el amor que permearon el Bagdad del siglo X y de un tipo de amor udrí, de la tribu de Banu Udra. Aben Hazam de Córdoba, en 1022, llamaba a la mujer ``mi dueño'', y Aben Zaldum le diría en sus poemas: ``Manda y te obedeceré''.

Abén Guzmán, el mejor escritor de zéjeles en el siglo XII, prefiere el tema del amor adúltero en literatura, como el que se manifestaría en la Aquitania. Briffault anota que de este modo se efectuó una transformación, transformando a gusto elevado una tradición preexistente entre los paganos de adjudicar a la mujer como trofeo de guerra a los héroes.

El más famoso escritor árabe de los últimos años ha sido Naguib Mahfouz, Premio Nobel de Literatura de 1988, quien se refirió en su discurso de la Academia Sueca al legado de justicia y afán de conocimiento que se derivaban de sus dos herencias, la faraónica y la islámica. De todas las grandes conquistas del imperio islámico en la Edad Media prefería la conquista del conocimiento. Y contó cómo en una batalla victoriosa contra Bizancio, los musulmanes intercambiaron prisioneros de guerra por libros griegos de filosofía, medicina y matemáticas, ``testimonio del valor del espíritu humano'', aunque fueran considerados libros paganos.

Sin embargo, no siempre la tolerancia ha imperado, y líderes guerreros y gobernantes, en nombre del radicalismo religioso, han cometido actos bárbaros, como el de 1192 en Córdoba, donde por orden del ulema de la ciudad se quemaron los libros de la principal biblioteca científica; en 1979, por orden del Ayatollah Jomeini, tuvo lugar la ``islamización'' del sistema universitario y se amenazó de muerte al novelista Salman Rushdie, y en 2001, por orden de los talibanes se destruyeron los Budas de Afganistán.

* Nota de la R: El régimen del Ayatollah convirtió a la República Islámica de Irán en la primera teocracia del mundo moderno. La revolución nacionalizó los negocios y las industrias claves. En los años 80, la reforma incluyó un vuelco cultural que ubicó a Irán en la antípoda del Occidentalismo y por qué no de la Globalización. Tanto los materiales escolares como los programas de televisión debían estar acordes con los mandatos más conservadores del Islam.

 

Jomeini estableció como ley suprema del país la "Sharia" (ley islámica basada en el Corán). De acuerdo a la filosofía del gobierno iraní, la victoria de la revolución había sido posible, gracias al favor divino y la obediencia al principio de "velayat al faqih" (gobierno de los clérigos).

 

 

 



 Copyright © 2005 Intag Corp! Inc. All rights reserved.    Contáctenos | Primera Visita | Webmaster 
free counters