Got 0 bytes response, method=default Response decode error AúnMás.com - Enciclopedia Latinoamericana La Guerra del Siglo 21
! Publicidad en AunMas
Home
Registrarse
Login
Soporte
Nosotros
Domingo 22 de octubre del 2017
 
Google







free counters
Parte de Guerra 011 - El Dios de la Guerra devora a sus héroes

Parte de Guerra 011

El dios de la guerra devora a sus héroes

Juan Chamero, Editor Jefe de aunmas.com, 27 Oct. 2001

 

 

Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

Frente de Combate

 

Fuentes:

1. Michael Zielenziger y Karl Schoenberger del Grupo Knight Ridder, con la colaboración de los
 corresponsales Andrew Maykuth, Warren P. Strobeld y Tom Infield.

2. Anatol Lieven, de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional: Carnegie Endowment for international peace.

3. La BBC de Londres, noticias del Sudeste Asiático.:

4. Mensaje de Ahmad Massoud al Pueblo Norteamericano

5. Agencia Afgha.com

 

 

 

Dos Héroes Afganos

 

Ahmad Shah Massoud

Abdul Haq

 

 

  

 

Fuente: AFP, foto reciente de Haq

 

 

La actitud quijotesca y en menor grado la actitud de árbitro voluntarioso son actitudes loables y sinónimos de amor por la justicia y por los semejantes aunque suelen ser conductas muy riesgosas en tiempos de guerra pues sin “quererlo ni beberlo” sus actores se ganan la enemistad de las partes en conflicto. Hasta ahora el dios de la guerra en Afganistán se ha devorado dos actores clave, dos héroes nacionales Afganos que deberían haber sido más cuidados, mejor usados para la pacificación de su patria y, a la larga, para la paz del mundo.

 

Cuando dos pueblos se enfrentan lo hacen a través de sus ejércitos, lo que de hecho  fragmenta los frentes en tres: el frente de combate de ejército contra ejército y los frentes internos constituidos por ambos pueblos, en esencia civiles, expuestos a los ataques de “distracción y exterminio masivo”  de los ejércitos en pugna. Por ahora existen: un frente de combate, por un lado la denominada Coalición, fundamentalmente Estados Unidos con el decidido apoyo del reino Unido, y por el otro los Talibanes y dos frentes internos constreñidos por ahora a sus respectivos recintos domésticos, a saber, la población civil de Estados Unidos y de países de la Coalición, en “pie de guerra” ante el temor de un ataque biológico, y por el otro, el pueblo Afgano, que está huyendo del frente de combate hacia las fronteras de los países vecinos, básicamente hacia Pakistán y que corre el peligro de morirse de hambre ante la llegada del invierno y las destrucción de sus ya quebrantados recursos económicos.

 

Aún a la distancia del frente de combate, ser pacifista, quijote o comedido tiene también sus peligros, por ejemplo, ser mal visto, considerado colaboracionista cuando no espía y en casos extremos encarcelado u obligados a exiliarse, casos Noam Chomsky, Ralph Nader y algunos intelectuales en Estados Unidos, pero ser pacifista, quijote o comedido en el frente de combate es casi siempre mortal. Digo casi siempre pues la historia nos habla de quijotes que han tenido éxito en sus cometidos en frentes de combate, casos la Madre Teresa de Calcuta en su guerra contra la extrema miseria en un ambiente cultural y religioso paradójicamente hostil, y el Mahatma Ghandhi derrotando también paradójicamente por la vía “pacífica” al Imperio Británico.

 

Hoy la prensa del mundo y en particular la de Estados Unidos y del reino Unido se lamenta por la muerte del Comandante Abdul Haq, al que comparan con Lawrence de Arabia. Lo concreto es que Abdul Haq, héroe nacional Afgano, entra subrepticiamente a Afganistán, con unos pocos seguidores, supuestamente también acompañado por un Americano, prácticamente sin armas y con el conocimiento tanto de Estados Unidos como del Reino Unido, en una misión de paz prácticamente imposible. La impresión que uno tiene viéndolo desde afuera es que Haq contaba a lo sumo con la bendición de compromiso que se suele dar a los valientes: “¡anímese y vaya!”, y “haciendo mutis por el foro”, como se dice en la jerga teatral: que Dios lo proteja....si triunfa, allá estaremos prestos con Usted pero si fracasa... no espere demasiado de nosotros…..

Algo similar ocurrió hace muy poco, el 9 de Septiembre con Ahmad Shah Massoud, otro héroe de la resistencia Afgana, al que curiosamente también se lo compara con Lawrence de Arabia y que cuenta ya con un libro y con una película lista para ser lanzada a la brevedad titulados: Massoud El Afgano del periodista francés Christophe de Ponfilly y que pueden ver en nuestra Serie sobre El Islam, Islam I. El citado periodista, a pocos días del ataque a Estados Unidos, le envía una carta abierta al pueblo norteamericano planteando la misma pregunta que nos estamos ahora haciendo nosotros con el caso del Comandante Haq: ¿Porqué no ayudó Estados Unidos a Massoud?.

Si realmente la actual Coalición siente que perdió a dos hombres muy importantes y de gran valor estratégico, lo cual creemos, cabe preguntarse: ¿porqué se los dejó solos?. Ya en nuestro Parte de Guerra 010, decíamos que Haq no podía confiar en la inteligencia Pakistaní, que en su mayoría simpatiza con los Talibanes pese a las últimas depuraciones efectuadas en su seno, y por otro lado, Haq tampoco contaba con la simpatía de la CIA en virtud de sus últimos comentarios en los cuales les reprocha el haber traído a “esos árabes”, en clara referencia a los Talibanes, Islámicos fundamentalistas no Pashtun, la mayoría étnica Afgana a la cual pertenecía Haq.

 

 



 Copyright © 2005 Intag Corp! Inc. All rights reserved.    Contáctenos | Primera Visita | Webmaster 
free counters