Got 0 bytes response, method=default Response decode error AúnMás.com - Enciclopedia Latinoamericana La Guerra del Siglo 21
! Publicidad en AunMas
Home
Registrarse
Login
Soporte
Nosotros
Viernes 20 de octubre del 2017
 
Google







free counters
Parte de Guerra 17 - La retirada Talibán

Parte de Guerra 17

Juan Chamero, Editor Jefe de aunmas.com, 19 Nov 2001

 

 

Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

La Retirada Talibán

 

Continúa incierto el panorama de la guerra en Afganistán y muy poco es lo que informan los medios. No obstante, se habrían producido algunos hechos significativos: a) la disposición de algunos comandantes Talibanes a negociar la rendición, de Kunduz; b) un posible cambio de manos del control militar de la ciudad (Ver ¿Rendición de Kunduz?); c) el posible acorralamiento de Osama ben Laden y; d) se estaría esperando una decisión extrema del Comandante supremo de los Talibanes, el mullah Omar, respecto a si abandona Kandahar o si decide luchar e inmolarse en Kandahar junto al grueso de sus tropas o si intenta huir a Pakistán o si finalmente decide ordenar el retiro de sus tropas hacia las cuevas de las montañas Afganas para iniciar una Guerra de Guerrillas.

 

Se intuye que se avecinan momentos decisivos. Los invitamos a analizar la logística de la desconcertante retirada de los Talibanes. Se adjunta un mapa de las etnias Afganas que ayudarán a comprender los sucesos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se estrecha el cerco sobre Osama ben Laden

Fuentes: The Daily Telegraph, de Londres, El País , de Madrid y The New York Times


Último momento: Para algunos analistas sería muy sospechoso que miles de seguidores de Osama ben Laden hayan acudido a Kunduz dispuestos a morir. Al principio, aparecían ciertos comandantes Talibanes negociando la rendición de Kunduz a condición de que las tropas de la Alianza del Norte respetaran la vida de los "recién llegados" combatientes no Afganos, que incluso llegaron con sus traductores por no hablar ninguna de las lenguas Afganas.

Luego de los ajusticiamientos de los Talibanes sospechados de defección, por parte de estos combatientes de "refuerzo", quedan pocas dudas sobre quién manda militarmente en Kunduz. Los analistas se preguntan si esos "cuerpos especiales" no estarán allí, en la otra punta del conflicto bélico, para defender a Osama ben Laden.

The Daily Telegraph, afirma que comandos especiales de Estados Unidos y Gran Bretaña mantienen cercado a Osma ben Laden en un área de 80 kilómetros cuadrados en el sureste de Afganistán. La zona sería cercana a Kandahar y los comandos tratarían de impedir que huya a Pakistán. La Coalición estaría siguiendo el plan inicial de acorralamiento, reduciendo progresivamente su libertad de movimientos.

Ayer, el embajador Talibán en Pakistán, Abdul Salem Zaeef, declaró que "Osama ben Laden había abandonado Afganistán acompañado de sus mujeres e hijos", información que dos horas después desmentía el mismo Zaeef. Así, permanece aún en Afganistán, según los Talibanes, el Pentágono y el Gobierno británico.

 

 

¿Rendición de Kunduz?

Fuente: The Daily Telegraph, de Londres

 

Ultimo momento: La rendición de Kunduz no se habría efectivizado. Lo único concreto son las negociaciones entre ciertos comandantes Talibanes y el Comando de la Alianza del Norte que sitia Kunduz. Por otra parte, existen fuertes sospechas de que el control militar de Kunduz estaría en manos de seguidores de Al Qaeda no Afganos que vinieron dispuestos a combatir hasta morir y que estarían ajusticiando a los sospechados de defección.

 


Tras seis días de intensos bombardeos y asedio de la Alianza del Norte sobre Kunduz, las milicias talibanes habrían ofrecido su rendición después de expirar el ultimátum que habían dado las tropas de la Alianza del Norte. La rendición se habría estado negociando por radio con los defensores de la ciudad, único foco de resistencia Talibán en el norte de Afganistán

Los comandantes Talibanes pusieron dos condiciones para la rendición: garantías de seguridad "a los mercenarios extranjeros" atrapados en Kunduz y que la capitulación tuviera lugar "bajo el control de las Naciones Unidas".

Los comandantes de la Alianza habían prometido la amnistía y "un abrazo" a los Talibanes que se entregaran y se pasaran a sus filas, pero rechazaron anteriormente clemencia para los mercenarios árabes y miembros de la organización terrorista Al Qaeda.

Al respecto, funcionarios de las Naciones Unidas en Pakistán ya habían sido contactados días atrás para que mediaran para evitar lo que podría convertirse en el mayor baño de sangre de la guerra, aunque respondieron que esa función no estaba dentro de sus atribuciones.

Entre 2.000 y hasta 40.000 extremistas, según el origen de la fuente, se atrincheraron desde el lunes pasado en Kunduz tras huir de las ciudades de Mazar-i-Sharif, Talokán y otras del norte afgano cedidas por los Talibanes ante el avance de la Alianza.

Los defensores eran Talibanes, miembros árabes de la red terrorista Al Qaeda, de la famosa Brigada 55, ambas fundadas por Osama Bin Laden, y del Movimiento Islámico de Uzbekistán encabezado por Yumá Namangani. Los comandantes de la Alianza, que aceptaron el miércoles dar un plazo de dos días solicitado por el alcalde de Kunduz para negociar la rendición, prometieron "el perdón" a los Talibanes arrepentidos, pero afirmaron que nunca negociarían con "asesinos terroristas".

Al finalizar el ultimátum, el alcalde solicitó una "prórroga", que fue concedida para afianzar su campaña de éxitos prácticamente sin combatir. El nuevo plazo expiró éste domingo, y la Alianza anunció que estaba lista para iniciar el asalto inmediatamente, con la aproximación al frente de unidades lanzamisiles, baterías de artillería y carros de combate y la llegada de nuevos refuerzos.

Pero la realidad dentro de Kunduz parece ser otra: escenas de horror con matanzas de niños y Talibanes, supuestamente a cargo de árabes seguidores de Osama Bin Laden. Testigos narraron cómo entre 200 ó 300 mercenarios árabes, chechenios, indonesios, uigures chinos y otros, aterrorizaron a los habitantes de Kunduz y a los propios Talibanes. Justamente, según el diario británico The Sunday Telegraph miembros de la organización terrorista Al Qaeda masacraron ayer a más de 150 soldados Talibanes en la ciudad para impedir que desertaran ante el asedio de las fuerzas opositoras.

 

 

Logística de la Retirada de los Talibanes

¿Todo ocurrirá entre Kabul y Kandahar?

 

 

 

 

Cuadro de Situación Virtual Kabul - Kandahar

 

 

 

 

A todo el mundo se le ha hecho difícil interpretar la retirada de los Talibanes. Por ello intentaremos dar una explicación de la misma en términos estratégicos En el diagrama se esquematizan en forma lógica las dos situaciones que han debido enfrentar los Talibanes, acosados por la Alianza del Norte con el apoyo aéreo y terrestre de la Coalición más fuerte del planeta que no les ha permitido hasta ahora librar combates convencionales.

 

El círculo superior es Kabul y el inferior Kandahar. En Kabul, las tropas Talibanes, representadas como puntos amarillos concentrados en un círculo de color azul, operaban sin mimetizarse demasiado con la población, representada por puntos negros dentro de campo amarillo. Si bien una gran parte de la población había huido, todavía quedaba una parte muy importante. La suficiente como para que no fuera posible un bombardeo concentrado por las grandes pérdidas civiles en cierto modo “cautivas” o vinculadas al destino de las tropas Talibanes, representadas en un círculo de color verde. Afuera de Kabul, estaba la “zona negra” representada por la Alianza Del Norte y una “tierra de nadie” monitoreada en forma continua por la Coalición, con bombardeos dirigidos de forma selectiva hacia los Talibanes, es decir: “asomarse” a la zona  negra siendo Talibán es exponerse a morir en el acto.

 

Por ello, y ante el surgimiento de resistencias y de defecciones internas, el mullah Omar decide la retirada hacia Kandahar. En Kandahar el cuadro es distinto aunque tan peligroso como en Kabul. En efecto, ya queda muy poca población civil con lo que el riego de un bombardeo concentrado sobre ellos es mucho mayor, por ser mucho menor el riesgo de matar inocentes: es decir, pocas personas en la zona de color verde si bien las tropas Talibanes podrían mimetizarse con la población civil por ser prácticamente todos de la misma etnia.

 

El asunto se agrava con la posible entrada en combate de grupos Islámicos no Afganos, pro Talibanes y de combatientes de la red Al Qaeda, provenientes de países vecinos, fundamentalmente de Pakistán, que vienen dispuestos a morir. Estos combatientes son fácilmente reconocibles por su idioma y aspecto, como ha ocurrido en la ciudad norteña de Kunduz que acaba de rendirse a la Alianza del Norte.

 

La alternativas ahora para los talibanes son: a) huir hacia la zona gris, fundamentalmente hacia Pakistán, para lo cual deberían poder atravesar un peligroso recorrido por la zona negra; b) huir y dispersarse en forma concentrada o en pequeños grupos hacia las cuevas, una especie de santuario natural comprendido entre ambas ciudades o; c) simplemente quedarse hasta morir o; d) salir a combatir con muy escasas probabilidad de supervivencia.

 

Un caso particular es Osama ben Laden con sus más inmediatos seguidores, que hemos representado por un círculo de color rojo y que según la inteligencia británica y norteamericana estaría localizado dentro de un área de 80 kilómetros cuadrados, en las cercanías de Kandahar.

 

Si realmente Osama ben Laden está cercado, su fin estaría cercano pero si los Talibanes resultan tenaces y buenos guerreros, la Coalición de vería enfrentada a un desafío singular, inédito en la historia militar: Cómo desalojar de sus cuevas a unos 8.000 combatientes en un ambiente marcadamente hostil y distribuidos en pequeños grupos en una zona de unos 15.000 kilómetros cuadrados. Todo dependerá de los pertrechos que tengan los Talibanes para subsistir durante el invierno que se avecina y también dependerá de lo que ocurra en los países vecinos, fundamentalmente en Pakistán.

 

El escenario está lleno de interrogantes, por ejemplo, si Osama ben Laden puede o no arrojar una bomba atómica o si su red puede ocasionar graves daños en otras partes del mundo. Al respecto, sugerimos leer el artículo publicado en el New York Times denominado Libro de Cocina de un Terrorista y donde se comenta que el valor del material técnico encontrado, o dejado de ex profeso por los Talibanes, en una casa de Kabul, sería de muy escaso valor práctico para la preparación de armas de destrucción masiva.

 

 

 



 Copyright © 2005 Intag Corp! Inc. All rights reserved.    Contáctenos | Primera Visita | Webmaster 
free counters