Got 0 bytes response, method=default Response decode error AúnMás.com - Enciclopedia Latinoamericana La Guerra del Siglo 21
! Publicidad en AunMas
Home
Registrarse
Login
Soporte
Nosotros
Sabado 24 de junio del 2017
 
Google







free counters
Parte de Guerra 18 - Kunduz , la búsqueda de Osama ben Laden

Parte de Guerra 18

Juan Chamero, Editor Jefe de aunmas.com, 23 Nov 2001

Fuentes: Reuter. AFP.y NYT

 

 

Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

 

Nota de la Redacción

 

Mientras sigue la guerra en Afganistán, la Coalición está pensando en sus próximos pasos.. Sus servicios de inteligencia apuestan a que Osama ben Laden está oculto en una de dos posibles zonas pequeñas, o entre Kandahar y Jalalabad o en los alrededores de Kunduz. Los altos mandos opinan que encontrarlo es solo cuestión de rutina si está en uno de esos dos lugares, casi un procedimiento policial aunque operado por fuerzas militares en la mayor cacería humana de la historia. Cabe preguntarse: ¿Qué sucede si Osama ben Laden no aparece o aparece en otro sitio?.

 

Ahora la Coalición está pensando en su próximo paso bélico y para ello tiene “en cartera” una serie de posibles incursiones a su alcance, por ejemplo: Irak, Indonesia, Filipinas, Siria y El Líbano, todas inquietantes para la paz del mundo. De ser esto cierto la guerra se iría extendiendo a otros frentes. Recordemos que hasta ahora teníamos dos: el frente de combate en Afganistán y el frente de los ataques QB, químico bacteriológico puntualizado por el Ántrax.

 

 

 

Kunduz

Kandahar

La Búsqueda de Osama ben Laden

¿Cuál será el próximo paso de la Coalición?

 

 

Kunduz

 

El cuento de La Parrala

 

 

Que sí, que sí, que sí, que sí,
que a la Parrala le gusta el vino;
que no, que no, que no, que no,
ni el aguardiente ni el marrasquino.
Que sí, que sí, que sí, que sí,
que si no bebe no pué cantá,
que no, que no, que no, que no,
que sólo bebe para olviá.
¿Quién me compra este misterio?
Adivina adivinanza;

 

La situación es la misma que hace una semana, como la vieja copla de la Parrala. Conversaciones entre Comandantes de la Alianza del Norte y Comandantes Talibanes sobre condiciones de rendición que serían imposibles de satisfacer tales como la de un corredor seguro entre Kunduz y algún lugar de Pakistán por el cual pasarían las tropas de combatientes no Afganos, aparentemente seguidores de Osama ben Laden y línea dura combatiente de la Jihad, los cuales serían supuestamente detenidos por las autoridades Pakistaníes, bajo la supervisión de oficiales de las Naciones Unidas. Esa alternativa no es posible por la negativa absoluta de Estados Unidos y por un “diplomático-político” paso atrás dado por las Naciones Unidas.

 

Nota: las reuniones se habrían celebrado entre el señor de la guerra Gen. Abdul Rashid Dostum y comandantes Talibanes en Mazar-e Sharif.

 

 

Ganando tiempo

 

El Ministro del Interior de la Alianza. Yunus Qanuni, declaró en Kabul a la Agencia Reuter que no habían podido llegar a un acuerdo y que iban a avanzar sobre Kabul, esperando tomarla para mañana o a más tardar para el sábado. Todo esto hace suponer que los Talibanes han estado ganando tiempo, quizá esperando que la situación general mejore de alguna forma para ellos, cuya situación actual es bastante desesperante.

 

Por otra parte, tampoco parece la Alianza del Norte muy dispuesta a entrar en franco combate contra los Talibanes. Hasta ahora les ha ido demasiado bien con la estrategia de la Coalición, que controla el espacio aéreo y terrestre dispuesta a eliminar cualquier cosa que se enfrente a ellos “en campo abierto”,  mediante certeros sistemas de bombardeo inteligente dirigido en parte por robots y en parte por comandos de inteligencia distribuidos estratégicamente en las proximidades de sus “aliados circunstanciales”.

 

A la Alianza del Norte le convendría incluso esperar, por ejemplo, a que Estados Unidos intensifique sus bombardeos y que en forma progresivamente insensible expanda sus blancos a costa de mayor porcentaje de bajas civiles las cuales son cada vez menos reportadas. Por lo que  informan los medios estamos presenciando una guerra con muy pocas bajas de combatientes, incluso de Talibanes, aunque probablemente con muchas bajas civiles, no reportadas o si reportadas ignoradas por la prensa internacional.

 

 

La precaria situación política de la Alianza del Norte

Estarían obligados a entrar por la fuerza a Kunduz

 

La Alianza ha prometido avanzar hacia Kunduz en el día de hoy. Veamos si eso sucede y si se plantea por primera vez un enfrentamiento entre soldados armados convencionalmente. A la Alianza no le conviene militarmente entrar en Kunduz y si lo hace sería con desagrado y temor, pero el tiempo juega en su contra. Todo Afganistán, excepto las etnias a las que pertenecen sus soldados, les teme y no sin razones históricas. Además, la denominada Alianza o Coalición del Sur, de señores de la guerra Pashtun, les ha prevenido que no avancen sobre Kandahar, que eso es un asunto de ellos, entre Talibanes que son Pashtun y Pashtun no Talibanes. Luego, la Alianza del Norte es mirada con desconfianza por Estados Unidos, resisitida por Pakistán, por los señores de la guerra del Sur de Afganistán y estarían perdiendo apoyo de las Naciones Unidas que aún reconocen como gobierno en el exilio a su presidente Rabani.

 

Los Talibanes y los combatientes no Afganos de Kunduz no tienen pues otras salidas que entregarse o combatir hasta morir, pero sin salir del entorno de la ciudad, y sin permitir  salir a los habitantes de Kunduz aún a riesgo de sublevaciones y emboscadas internas, como un seguro contra bombardeos localizados: el que “se asoma” armado seguramente muere. Por lo tanto están forzados a que la Alianza del Norte vaya a buscarlos.

 

 

 

Kandahar

 

 

Cuadro de Situación

 

La situación en Kandahar parece más estable para los Talibanes por varias razones: por la proximidad de Pakistán, cuyo pueblo simpatiza con ellos y por la falta de un decidido apoyo a la Coalición por parte de los Señores de la Guerra opuestos a los Talibanes aunque pertenecientes a la misma etnia Pashtun. No obstante, por la poca información de prensa que se filtra, los Talibanes estarían confundidos, quizá por falta de directivas precisas y de coordinación entre sus facciones dispersas. Nadie sabe donde está el mullah Omar y si vive.

 

 

Absoluta falta de información

 

La prensa dice que los informes de los voceros Talibanes son una especie de “mantra” o letanía sagrada, diciendo siempre lo mismo, comprometiéndose a luchar hasta morir y siempre confiando en la voluntad de Allah, pero en la prensa la cosa no es muy distinta: mantras similares tales como que los Talibanes se quiebran de un momento a otro y que hoy lo tienen cercado a Osama ben Laden y mañana diciendo que es posible que no lo puedan encontrar.

 

 

Alternativas de la Coalición

 

La Coalición no tendría conformado en Kandahar “un frente de infantería blindada” local de asedio como fueron las tropas de la Alianza del Norte en Kabul y ahora en Kunduz, por lo cual, de no rendirse los Talibanes por agotamiento moral, las opciones serían: incrementar la intensidad y alcance de los bombardeos produciendo incontables bajas civiles o penetrar con tropas propias a Kandahar, cosa que no parece estar en sus planes.

 

 

Acerca del temple Talibán

 

Ante estas incertidumbres propias de la guerra cabe preguntarse: ¿Estarán las milicias Talibanes y los seguidores de Osama ben Laden preparados para éste tipo de situaciones?. Era de prever que en algún momento se iban a quedar solos y que incluso iban a quedar desconectados entre sí al nivel de grandes unidades y a escala individual. Por lo que se sabe, los Talibanes recibían una intensa formación religiosa y para combatir, muy distinta a la que recibe un soldado convencional, similar a la que recibían los “ninjas” del Japón feudal, que los habilitaba a luchar hasta morir formando parte de ejércitos o de pelotones o incluso solos.

 

Si esto es así, no resultan coherentes las fáciles defecciones de algunos Talibanes, salvo que ello forme parte de una táctica de guerra para distraer esfuerzo y ganar tiempo. Lo que se sabe de los terroristas es que los de alto rango normalmente no defeccionan, prefieren masticar una “pildora” de cianuro y tragar su contenido antes de ser apresados.

 

Otra posibilidad sería que el ser humano, aún entrenado para matar y morir, defeccione ante un escenario en el que no va a ser posible matar pero si morir. ¿Qué sucede sin un soldado siente o es inducido a pensar que no va a poder usar sus armas contra un enemigo que puede matarlo con “cero bajas”, apretando el botón de un misil, y que es muy probable que muera “sin pena ni gloria” sin llevarse a nadie al otro mundo, sin que nadie lo venere después de muerto?. Estarán preparados los Talibanes para esa dura prueba?. En pocos días lo sabremos.

 

 

 

La Búsqueda de Osama ben Laden

 

Esto es un misterio. Lo único concreto es: a) que lo tendrían cercado dentro de un área relativamente pequeña; b) que el propio Osama ben Laden ha declarado que teme tener sus días contados; c) que ha planificado el protocolo de su muerte y; d)  que prácticamente todos en la Coalición están de acuerdo en su muerte y no en su detención. Cabe ahora preguntarse: ¿Muerto Osama ben Laden queda destruida su red y su proyecto?. Opino que todo dependerá de las características de su muerte: si muere heroicamente y ello pudiera demostrarse fehacientemente, la red continuaría, quizá con mayor virulencia que antes, pero si por el contrario su muerte es mediocre o vil o es presentada fehacientemente como tal, su red se desvanecería rápidamente.

 

Una posibilidad remota es que Osama ben Laden resurja como el Ave Fénix en otro lugar de la tierra, para lo cual ya tendría que estar fuera de Afganistán. En ese caso, no le resultará fácil explicar las razones por las cuales abandonó a los Talibanes y en particular a el mullah Omar.

 

 

 

 

¿Cuál será el próximo paso de la Coalición?

Fuente: Jane’s

 

La Corporación de inteligencia militar Jané’s analiza cuál podría ser el próximo paso de la Coalición en su plan de lucha contra el terrorismo internacional y no el segundo paso en Afganistán, al cual lo considera estratégicamente superado. Para los analistas en geoestrategia de Jane’s, el próximo paso de las fuerzas de la Coalición se desplegaría alrededor del valle Bekaa, que se encuentra a medio camino entre Beirut y Damasco, capitales de El Líbano y Siria respectivamente.

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

De acuerdo a los informes de inteligencia, ese valle sería asiento de campos de entrenamiento de guerrillas para luchar en contra de Israel y de Estados Unidos y es controlado en parte por los “Barones de la droga (Hashish)” y en parte por el Ejército Sirio. Este valle ha sido durante 20 años base de operaciones de los campos de entrenamiento de la Hezbollah, el “Partido de Dios” de El Líbano.

 

A diferencia de la aridez de las tierras Afganas, el valle de Bekaa es una zona fértil y de inusitada belleza, que comienza a unos 55 kilómetros de Beirut, lugar de paso tradicional de las caravanas entre el Oriente y el Occidente y lugar lleno de ruinas históricas. ¡Dios mío!, ¿No estarán pensando en convertir ese valle en otro páramo?. ¿Estamos en presencia de un proyecto de control del “Viejo Camino de la Seda?.

 

Ver imágenes de esas ruinas en la Universidad Americana de Beirut, El Líbano Virtual y el sitio de Ayuda USAID para El Líbano.

 

 

 

 



 Copyright © 2005 Intag Corp! Inc. All rights reserved.    Contáctenos | Primera Visita | Webmaster 
free counters