Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

Sistemas Expertos

 

Los cálculos son fáciles mientras que los sistemas de comunicaciones humanas son de una extrema complejidad. El ser humano no se comunica con el lenguaje de la Lógica Formal de las matemáticas, susceptible de ser representada por secuencias binarias, por ejemplo de ceros y unos de significados precisos. Si el problema de la representación “suficientemente precisa” de las formas bidimensionales y tridimensionales es complejo pero ya en vía de solución, no lo es todavía la lógica difusa e incluso “ambigua” de los seres humanos, llena de mensajes, símbolos y meta mensajes, es decir, señales, actitudes, eminentemente subjetivas que equivalen a miles y hasta millones de mensajes ordinarios.

 

El conocimiento humano tiene leyes las más de las veces difíciles de ser interpretadas en forma lógica, opiniones, reacciones y sentimientos hacia ese conocimiento y expresado en tantas formas como disciplinas pueden concebirse y con tantos matices como personas. Ante ésta dificultad intrínseca del ser humano, surge la idea de poder contar con “conocimientos básicos” para una determinada disciplina, pero susceptibles de ser mejorados en forma continua por medios automáticos o semi automáticos, que para nuestro caso sería mediante el auxilio de las computadoras, en forma autónoma o mediante mediación humana.

 

Si el conocimiento básico es C0, lo ideal sería encontrar metodologías que a partir de ese embrión pueda desarrollarse un conocimiento pleno en forma progresiva, es decir:

 

C0=>C1=>C2=>..........Cn

 

Siendo C1, C2, ......Cn, estadios evolutivos del conocimiento. Se dice de éstos sistemas que tienen la capacidad de “aprender”.

 

Un Sistema Experto es uno tal que a partir de un conocimiento considerado básico puede superarse aprendiendo, extrayendo conocimiento de la interacción “hombre-máquina” y/o del espacio del conocimiento humano.

 

 

Selección de Conocimiento en Internet
Veamos esto que parece demasiado abstracto con un ejemplo. Supongamos que el conocimiento humano está en el ciberespacio dentro de Internet. Es lícito pensar en la viabilidad de crear, acerca de cualquier disciplina, un conocimiento básico C0, mediante una búsqueda y selección de material cognoscitivo de ese espacio, realizado por un conjunto de expertos humanos en esa disciplina. De la misma forma que ese conjunto de expertos supo “bombear” conocimiento desde Internet hacia su embrión temático C0, es lícito pensar en la viabilidad de continuar bombeando información desde Internet –y desde otras fuentes complementarias- a lo largo del tiempo y de crear una “interfase” inteligente entre esos estadios de conocimiento y la gente que interactúa con el mismo, por ejemplo requiriendo información.

 

Así, si tuviéramos un sistema básico de diagnóstico médico podríamos pensar en una interfase inteligente que sobre la base de las consultas, críticas, sugerencias de agregados y correcciones fuera perfeccionando ese sistema.

 

 

Juegos

 

Otro ejemplo son los programas de ajedrez, como en el caso de la Deep Blue II. El super computador de IBM que batió al Campeón Mundial Garry Kasparov en el año 1997. Estos programas expertos se enriquecen continuamente con cada partida ya sea ganada o perdida.

 

 

Búsqueda en Internet

 

Otro ejemplo de aplicación práctica es en la búsqueda en Internet. En la figura de abajo se despliega un largo camino de búsqueda emprendido por un usuario navegando por la Web. Los puntos negros marcan el encuentro de información relevante, que como se ve es muy poca. Se pueden construir sistemas expertos que para determinados Temas Mayores del Conocimiento Humano aprendan a ir aceleradamente a su encuentro, mediante caminos de relevancia asegurada. En la figura de esos caminos predominarían los puntos negros sobre los grises.