Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

La máquina

 

La cinta: es de ilimitada longitud y dividida en celdas cuadradas. Cada cuadrado puede contener un símbolo o un “blanco”. La cinta, no obstante ser infinita, contiene un número finito de celdas con símbolos. Obviamente, la cantidad de símbolos puede cambiar durante la ejecución de un “programa”. Esta cinta sirve además como registro de “entrada” y de “salida” de datos.

 

La “cabeza” de lectura-grabación es un dispositivo ideal capaz de leer símbolos y en función de ese símbolo y el estado de la máquina, escribir otro símbolo reemplazando al actual, modificar el estado y moverse una “posición” hacia la derecha o hacia la izquierda. Inicialmente la máquina se ubica sobre la celda ubicada en el extremo izquierdo de la cinta y allí se ubica por lo tanto la cabeza lectora-grabadora.


 

El “programa” es una secuencia finita de “instrucciones”. El programa le ordena a la cabeza qué escribir y cómo moverse. La máquina está “instruida” para obedecer las instrucciones en el orden de ocurrencia salvo si encuentra una orden especial de “salto” a otra ubicación. La máquina se detiene cuando no “sabe” como continuar.

 

Esta simple máquina puede realizar cualquier operación lógica y matemática de los computadores actuales. ¡Todo es cuestión de tiempo!.