Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

Alan Turing

 

El trabajo de Turing se remonta a una inquietud filosófica-matemática acerca del problema de la “decidibilidad” o o viabilidad de resolver en forma lógica los problemas de las matemáticas, postulado por el matemático Alemán Davis Hilbert en el año 1928, a saber:

 

¿Existe un procedimiento por el cual pueden responderse todas las cuestiones matemáticas?

 

En 1936, un matemático británico, Alan Turing, publica un ensayo titulado: “Acerca de Números Computables con una Aplicación al Problema de le Decidibilidad” (de Hilbert). En ese ensayo, introduce su máquina “pensante” primitiva, madre de la ciencia de la computación.

 

Turing demuestra que problemas computables pueden ser resueltos por una máquina con una cinta infinitamente larga, subdividida en pequeñas celdas cuadradas y con un dispositivo con un número definido de estados capaz de “leer” los símbolos “escritos” sobre esa cinta. En función del símbolo leído y del “estado” de la máquina, se puede escribir otro símbolo y modificar el estado de la máquina. Trivialmente, la máquina puede desplazarse sobre la cinta en ambos sentidos.