| Regístrate
Domingo 25 de junio del 2017 Contáctenos | Webmaster
Google
Foros
    

Belleza General
Este espacio es para las mujeres que le gusta cuidarse porque saben y se sienten bella tanto por dentro como por fuera. No te puedes perder todos los articulos, consejos y noticias que puedes ayudarte para realzar tu belleza día a día.

Cuidado del Cabello

No todos tenemos el mismo tipo de cabello, y este es un punto muy importante, ya que para sacarle el máximo partido a nuestro pelo, hemos de conocer a la perfección sus características y la forma adecuada de tratarlo para que luzca siempre limpio y sano. Es posible hablar de tres modalidades principales:

Tipos de Cabellos

Cabello seco
A la vista, el cabello seco se presenta opaco, con una carencia casi total de brillo, aunque se encuentre recién lavado. Es un tipo de cabello muy sobrio con un pH bastante más ácido que el del cabello normal, y se caracteriza, además, por su falta de humedad. Un aspecto positivo del pelo seco es que requiere menos periodicidad en el lavado, ya que su aspecto limpio dura más tiempo que en otros tipos.

    Problemas mas habituales:
    -La falta de elasticidad de este tipo de cabello provoca que se rompa con mucha más facilidad que otros; se trata de un pelo extremádamente frágil y quebradizo.

    -Por otro lado, el uso del secador le afecta de forma negativa, ya que al actuar sobre toda su extensión, especialmente cerca del cuero cabelludo, aumenta su sequedad natural.

    -Por último, este tipo de pelo es especialmente sensible a los procesos de coloración y tinte, que suelen afectar el nivel de sequedad, aumentándolo considerablemente.


    Soluciones:
    -Lo más conveniente sería desestimar el uso del secador por completo, pero en caso necesario (alisar una melena rizada, o viceversa) es recomendable utilizarlo con la menor potencia posible, con la intención de que reseque lo mínimo.

    -El alto contenido en alcohol de muchos productos capilares contribuye también a aumentar la sensación de sequedad, por lo que se recomienda un uso moderado de lacas y fijadores sobre el cabello seco.
    -Para luchar contra la apariencia opaca del cabello seco, es recomendable utilizar champús humectantes (que le devuelvan la humedad perdida) y lociones capilares ricas en vitamina B y en queratina. Muchos champús y acondicionadores incorporan nutrientes básicos para hidratar este tipo de cabello, que necesita de este proceso mucho más que otros.

    -Otras formas de hidratación desde el cuero cabelludo consisten en la aplicación por medio de masajes capilares de bálsamos y cremas ricas en aceite, que le ayudarán a recuperar el equilibrio perdido y le devolverán un aspecto sedoso e hidratado.

    -Los remedios naturales, utilizados por nuestras abuelas pero impertérritos en el tiempo, reconocen algunos alimentos como apropiados para tratar este tipo de cabello; el aguacate, el aceite de ricino, el de almendras, y el cotidiano aceite de oliva son los elementos más utilizados en la elaboración de mascarillas para este tipo de cabello.


Cabello graso
El cabello graso es mucho más brillante a la vista que los demás, brillo que se debe al exceso de grasa que genera esta tipología capilar desde el cuero cabelludo. Este punto es fundamental a la hora de disponerse a cuidar y mantener saludable un pelo graso: la acumulación de sebo se produce en el cuero cabelludo (encargado de renovar el pelo), no en el propio cabello, con lo cual, revisar la secreción de grasa en esa zona será el principal objetivo a la hora de "luchar" contra las adversidades de esta tipología tan común.

    Problemas mas habituales:
    - La excesiva secreción de grasa obliga a lavarlo mucho más a menudo que otros tipos de cabello.
    Sin embargo, tampoco conviene excederse en este apartado, ya que corremos el riesgo de saturar esas glándulas y hacerles producir más grasa.
    El brillo que desprende un cabello graso recién lavado es, sin embargo, la principal ventaja de este tipo de cabello; ventaja, por otro lado, poco satisfactoria para aquellos que lo poseen y saben que es un pelo que dura muy poco tiempo limpio.


    -Por otro lado, el cabello graso suele definirse por su falta de volumen. Resulta muy difícil amoldar un pelo de este tipo a un corte voluminoso, ya que la excesiva materia grasa que produce en su nacimiento (cuero cabelludo) tiende a darle una apariencia lácia y sin vida, apenas un día después de ser lavado o arreglado en la peluquería. -Este tipo de cabello es más proclive a la caída prematura que otros, por lo que es necesario controlar este punto atentamente.

    Soluciones:
    -Lo más importante, a la hora de cuidar el cabello graso, es elegir un champú astringente, bajo en grasa. También, puedes utilizar un champú suave para cabello normal, si vas a lavarlo muy a menudo, con el fin de no estropearlo, ni saturarlo con el contenido del astringente. Por otro lado, existe la posibilidad de utilizar en los lavados lociones específicas, sin alcohol, que ayuden a contrarrestar la presencia de grasa en el cabello.

    -La aparente incongruencia entre la necesidad de lavarlo a menudo (para mantenerlo limpio) y el posible aumento de grasa con el lavado puede solucionarse atendiendo a un simple pero efectivo consejo: no acercar a la zona de nacimiento del pelo (raíz) ni cremas suavizantes, ni el propio champú al lavarlo. Evita masajear en exceso esa zona del cuero cabelludo, pues, de lo contrario, el masaje estimulará los poros y estos segregarán más grasa.

    -En la medida de lo posible, evita cepillar el cabello con fuerza y procura no hacerlo frecuentemente, ya que este acto en apariencia inofensivo produce la saturación de las glándulas productoras de sebo, con un consecuente aumento de presencia grasosa.

    - Por último, has de saber que una buena alimentación, rica en frutas y verduras, puede ser muy beneficiosa para este tipo de cabello, ya que tenderá a reducir el exceso de grasa. Las infusiones de hierbas son altamente recomendables en esa dieta ideal.

    - Un consejo práctico y muy eficaz es acostumbrarse a aclarar el cabello graso con agua fría, para que el cambio brusco de temperatura choque con la acumulación de grasa en el cuero cabelludo. El agua caliente, por el contrario, estimula la temida segregación seborreica.

    - Haciendo caso a nuestras abuelas, las mascarillas naturales de alimentos tan básicos como el yogur, la miel o el limón, aplicadas sobre el cabello después del lavado, pueden reducir considerablemente la acumulación de grasa en el cuero cabelludo.

Cabello normal
Contar con un cabello clasificado como "normal" suele ser una gran ventaja. No presenta los grandes problemas de los otros dos extremos de la tipología capilar, sino que se define por una apariencia más libre y natural. Su gran ventaja radica en que no requiere ningún tratamiento específico; si bien, no por ello hay que descuidarlo. El cuidado del cabello (independientemente de su clasificación) debe constituir la primera y más importante norma en la consecución de un aspecto atractivo en conjunto.

    Cuidados basicos:
    Conviene lavarlo con frecuencia para evitar que se torne graso, y saber elegir un champú suave y rico en nutrientes para mantenerlo en su categoría y no estropearlo. Si tu cabello es normal, puedes utilizar libremente el secador aunque sin abusar de él. En definitiva, los cuidados del cabello normal han de ir encaminados a mantenerlo como tal, no saturándolo con productos que puedan transformarlo en graso, ni sometiéndolo a tratamientos agresivos que aumenten su sequedad, tornándose, pues, seco



Fuente: http://www.estilisimo.com/modaybelleza/reportaje_modaybelleza.html?id_reportaje=253

Copyright © 2008 AúnMás! Inc. All rights reserved.    AunMas Team Design