| Regístrate
Martes 23 de mayo del 2017 Contáctenos | Webmaster
Google
Foros
    

Sexo y Sexualidad

Kamasutra - El Arte Erótico de la India

Links a las diferentes posiciones:
Posiciones Occidentales
Posiciones Occidentales II
Posiciones Orientales
Humorísticas
Kamasutra - El Arte Erótico de la India

Todo el mundo habla del Kamasutra, palabra que se ha convertido en una especie de marca de fábrica para cuestiones de erotismo, relaciones sexuales, productos y juguetes sexuales, lencería y cosmética, sobre todo en Occidente. Al respecto, el Kamasutra es antes que nada un sutra, una composición aforística breve para los Hindúes o una forma básica de las escrituras sagradas en las tradiciones del Budismo Theravada y Mahayana.

Vaya y visite en ese sitio las bellezas del Templo de Khajuraho, que se abre con la imagen que se muestra abajo.



Allí, el Dr. K. L. Kamat creador del sitio expone:

La vida toda es magia de Dios. Nosotros somos parte de la divinidad, nuestras escrituras arguyen que para obtener la sabiduría debemos primero experimentar la plenitud sexual. ¡El que escribió el Kamasutra, según la tradición un sabio llamado Mallinaga Vatsyayana, era un genio!.

Si los Dioses no pueden escapar a la trama del amor (Kama), ¿que nos queda a los mortales?. Los Hindúes tenemos santos y figuras místicas que ha pecado, sabios que han abandonado su búsqueda por una bella mujer, deidades que han dormido con las esposas de otros que han engendrado animales, quines han hecho el amor y engañado incluso al Dios Sol y los que han concebido antes del matrimonio.

Si uno fuera a listar todos estos incidentes que aparecen en las escrituras hindúes avergonzaría a las culturas Occidentales. Si uno llega a la conclusión que el sexo es una parte importante e integral de la vida, nosotros, los mortales, debemos experimentarlo plenamente, Sólo están excluidas las perversiones. Miremos en ese templo una figura grabada sobre piedra que describe a una joven esperando a su amado



Los originales del Kamasutra pueden encontrarse y bajarse del FTP publico del University College London o pueden adquirirse en cualquier librería una de las tantas traducciones. Puede accederse a una version online en Inglés en http://www.gnreddy.com/indianlit/kamasutra.html . Básicamente es un manual del amor en el que se describen en extremo detalle alrededor de 500 posiciones sexuales. Acerca de lo que puede encontrar textualmente en cualquier buena traducción del Kamasutra reproducimos una excelente traducción de un viejo ritual amoroso Hindú realizada por Beatriz Ontaneda Portal

    La muchacha de mejillas color durazno entró a mi habitación con los pies descalzos. Llevaba un sari transparente de seda dorada. Tímidamente sacó de su alforja una estatuilla de un hombre-elefante, que ella llamó Ganesha y le prendió incienso. Entonces empezó a bailar, sin que yo le dijera nada. Me dijo que era una devadasi que practicaba el tantra hindú. En medio de mi perturbación, no atiné a reaccionar.
Sólo la miraba. Percibí sensualidad por los cuatro costados: en cada uno de los movimientos de sus labios, de sus manos, sus pechos, su pubis como una flor, sus muslos firmes y de los golpes de sus pies contra el suelo. Mientras danzaba, su largo pelo negro se enroscaba con la volutas de humo del sándalo. Poseía la flexibilidad de una serpiente y el magnetismo de un felino.

El vaivén de sus caderas y su mirada me lanzaban descargas eléctricas difíciles de soportar. Su danza era lenta y sinuosa. No sé cuánto tiempo pasó, sólo sé que me hallaba bajo su flujo hipnótico cuando se deshizo con delicadeza de sus prendas y en el suelo me poseyó.

El mundo se desvaneció. Sólo existían nuestros sexos devorándose. Todo se tornó acuoso y rítmico como una onda marina que sube y baja. Al cabo de un rato, la escuché zumbar casi imperceptiblemente. Lo real, o sea nosotros, adquirió de pronto una extraña densidad, una profunda y abismal intimidad que nunca había sentido antes.

Súbitamente, me sentí transportado junto con ella, a la mismísima fuente de donde brota la vida desde el vacío. Parecía fuego. Todo se tornó grande, enorme, terriblemente magnífico. Ella, yo, pero ya no éramos ella y yo. Éramos el dios y la diosa volviendo a crear el mundo en un eterno juego de luz y sombra, para nuestro propio placer.

Lo invitamos ahora a ver una serie de páginas nuestras dedicadas a las posiciones sexuales, muchas de ellas inspiradas en el sutra milenario del Kamasutra.

Copyright © 2008 AúnMás! Inc. All rights reserved.    AunMas Team Design