| Regístrate
Lunes 23 de octubre del 2017 Contáctenos | Webmaster
Google
Foros
    

Sexo y Sexualidad

Orgamos para ella


Primero fue anunciado que las mujeres sexualmente inexpertas tenían orgasmos a través del clítoris y únicamente las maduras los sentían vaginalmente. Más tarde, los especialistas continuaron "mareando la perdiz" al afirmar que la teoría no era cierta, ya que el clímax femenino no tenía nada que ver con la madurez. Y se apresuraron en aclarar que todas las mujeres podían alcanzar el orgasmo a través del clítoris, pero que un bajo porcentaje de ellas tenía posibilidad de llegar también al orgasmo vaginal mediante el denominado punto G.

Esta zona hasta entonces desconocida era altamente erógena, y al ser estimulada hacía llegar a un orgasmo mucho más intenso que el clitoridiano. Lo fastidioso del caso era que sólo unas pocas privilegiadas disponían de este punto G. Así que el resto de mujeres debían "conformarse" con sentir placer mediante el clítoris -¡sí es que podían!.

Desde entonces los expertos no han dejado de dar vueltas y más vueltas al tema hasta llegar donde nos encontramos ahora. Y hoy por hoy ya se puede afirmar que todas las mujeres tenemos un punto G, la cuestión es encontrarlo.

Lo más justo y más lógico es que la intención de intentar dar con el punto G venga por ambas partes de la pareja, tanto de la mujer como del hombre. Es decir, que si nunca has logrado un orgasmo vaginal, tu compañero y tú podéis "trabajar" en ello.

Puedes conseguir tanto placer como el que tiene un hombre, e incluso más. Si aúnas las pautas que te indicamos seguidamente y vas practicando, el orgasmo llegará.


Cuestión de postura

Las posturas sexuales apropiadas para el orgasmo vaginal son las que permiten una penetración profunda y una libertad de movimientos en la mujer. Por lo tanto, cualquier posición en la que estés incorporada o sentada sobre tu pareja te dará esas facilidades.

También las posturas en que los pubis de ambos están en contacto pleno pueden dar como premio un orgasmo vaginal. Prueba estas variaciones: la mujer boca arriba con las piernas elevadas flexionadas apoyando las rodillas sobre los hombros de su compañero, que está de rodillas. También se lleva a cabo de esta otra manera: con las piernas estiradas apoyando sólo los tobillos en los hombros del hombre. Y aún otra modalidad de la misma postura: él toma las piernas estiradas de la mujer, sujetándolas por los tobillos y las aparta juntas hacia un lado.


Trabajar los músculos.

Aunque normalmente no se tiene en cuenta, la musculatura del estómago interviene en el logro del orgasmo femenino. Por eso, durante el acto sexual debes contraer hacia dentro tus abdominales repetidamente. Esto incrementará tu excitación además de mejorar el camino hacia tu orgasmo.

Pero también hay que trabajar otra musculatura, la de la vagina. Los músculos vaginales son los que "sujetan" al pene en la penetración. Puedes ejercitarlos contrayéndolos varias veces al día, hazlo como si aguantaras las ganas de hacer pis, ya que son esos músculos los que funcionan en esos momentos.


Movimientos

Para alcanzar el orgasmo durante el coito no basta con moverse hacia delante y hacia atrás, o arriba y abajo, al menos en lo que respecta a las mujeres. Así que siempre que puedas lleva a la práctica movimientos circulares alrededor del pene que "animarán" tu órgano sexual y se lubricará más.

Por otra parte, haz lo siguiente: en las posturas en que estás sobre él, prueba a descender a lo largo del pene de tu compañero rápidamente, para seguidamente subir por él lentamente. En el "ascenso" contrae los músculos vaginales como hemos indicado antes. Repite estos desplazamientos. Se trata de que la vagina haga un movimiento ascendente, como si "aspirara" el miembro masculino. Esto te abrirá el camino hacia el máximo placer y además, dará mucho gusto a tu compañero.


Respiración

La cuestión es alargar el momento de la llegada del orgasmo con el fin de lograr mayor placer cuando venga. Para ello, lleva a la práctica este truquito: cuando notes que estás a las puertas del orgasmo, sosiega tu respiración haciendo dos inspiraciones profundas. Esto bajará tu excitación y frenará la sensación de gusto. Para volver a excitarte, haz movimientos rápidos de delante a atrás y viceversa.

Por último, no debe pasarse por alto que la constancia y la regularidad en todos estos ejercicios tiene que ver también con el grado de excitación de tu compañero, ya que con alguna de estas prácticas puedes excitarlo de tal manera que eyacule de forma inesperada. Por eso debéis ir experimentando entre los dos hasta equilibrar el ritmo.


Fuente: http://www.latinacion.com/salud_latinacion/relaciones_sexo_latinacion/
ellas_sexo_latinacion/ellas_sexo_latinacion.htm


Copyright © 2008 AúnMás! Inc. All rights reserved.    AunMas Team Design