Explosiones Sociales

Juan Chamero, Editor Jefe aunmas.com, 24 Abril 2002

 

 

 

Envía esta página a un amigo  Envía esta página a un amigo   Volver al índice  Volver al índice

Lloramos contigo Argentina III

Una visita a Buenos Aires

 

 

Argentina es un ejemplo vivo de los efectos de la Globalidad mal aplicada

Enfrentamiento de Pobres contra los Muy Pobres

Cómo se ve la economía en Latinoamérica y en la Península Ibérica

 

Viñetas de un Buenos Aires Triste

Tango, chicos en Calle Florida, señoras “copetudas” en La Recoleta

La Atención al público

La Liberación del Corralito

Se me escapa un lagrimón

La posible caída de bancos clave

Una paradoja capitalista – El sistema Francés

El ingenio criollo

Lenguaje procaz en los medios

Las comunicaciones

Falta de Comida y de Medicamentos

El peligro de la Regionalización

Ejemplo de preparación al enfrentamiento entre Pobres y muy Pobres

Disminución de la calidad general de productos y servicios

El Hotel Hilton de Buenos Aires

 

 

 

Argentina es un ejemplo vivo de los efectos de la Globalidad mal aplicada

 

Lo que hoy está ocurriendo en Argentina no debe ser visto como una catástrofe particular de ésta pujante nación austral sino como un mensaje importante que debería llevarnos a la reflexión profunda sobre nuestra falta de unidad. Hoy ha salido en algunos diarios una noticia tan importante, a mi entender, como la de los ya famosos “Cacerolazos” de Argentina: el traslado de la maquila a países del Este Asiático. La maquila es vital para México y para los países de Centroamérica. Si bien maquila es sinónima de trabajo mal remunerado es trabajo. Hoy empujado por la Globalidad, los capitales se van a lugares adonde la mano de obra es aún más barata que en los lugares más baratos de nuestra región. Algunos países de Centroamérica podrían ponerse contentos porque en su viaje hacia el sudeste asiático los capitales de la maquila van a asentarse durante un tiempo en sus dominios, pero será por poco tiempo.

 

Ya dijimos en la oportunidad de los Cacerolazos que Argentina debía considerarse un Laboratorio Social pues si a un país de su riqueza natural y con un pueblo culto e instruido, le llegaba la miseria masiva, el resto debíamos “poner las barbas en remojo”. Hoy, luego de la visita a Buenos Aires confirmo esa apreciación. Brasil está muy preocupado y se muestra solidario con Argentina pues es consciente de que están embarcados en una causa común: si Argentina se cae, se cae el Mercosur y, a la larga, la región. Si se cae Argentina se caerá Uruguay, que inicialmente se vería alentada por las inversiones y gastos de los Argentinos que logren salvar parte de su patrimonio en dólares, pero el efecto positivo sería solo transitorio. Bolivia, Perú y Paraguay, ven con temor el regreso de cientos de miles de repatriados que ya no pueden enviar dinero desde Argentina.

 

Chile incluso, con una economía relativamente pujante, necesita de la buena salud de Argentina y del Mercosur y de sus otros vecinos Bolivia y Perú. Chile está celebrando convenios bilaterales con naciones del “Primer Mundo”, en la esperanza de escapar a la crisis de una Globalidad mal instrumentada, pero influirá más sobre la economía Chilena el destino de sus vecinos que los beneficios que puedan llegarle desde fuera de la región.

 

 

Enfrentamiento de Pobres contra los Muy Pobres

 

En los últimos cinco años he venido dando conferencias en Latinoamérica sobre Mega Tendencias económico sociales y presentando mi tesis de un enfrentamiento entre los pobres del mundo con los empobrecidos por los efectos de una Globalización perversamente usada. El razonamiento es trivial: los muy pobres de hoy ya lo eran hace unas décadas, mientras que día a día crecen los empobrecidos, que no se resignan a ser pobres y que no comprenden cómo han llegado a esa situación. El sistema dominante unipolar (Ver Unipolaridad), como escudo protector y en la esperanza de salvarse, va a permitir y hasta alentar el enfrentamiento entre pobres y muy pobres, lo que además le permitirá quedar como soberano absoluto de todo el espacio vital administrado aún por los empobrecidos. Lo que ignora el sistema dominante es que con ellos morirá el consumo y de hecho la razón de ser de su sistema. De no detenerse éste proceso genocida, el propio sistema dominante va entrar en colapso quedando un mundo de pobres, con centenares de millones de vidas perdidas y con una humanidad sumida en un franco retroceso tecnológico.

 

 

Cómo se ve la economía en Latinoamérica y en la Península Ibérica

 

Quien esto escribe conoce muy bien a Argentina y bastante a nuestra región. Ya hace tres décadas escribí sobre cómo se extendía el “color amarronado de la pobreza” sobre Latinoamérica y citaba anécdotas que hablan tanto como los informes de los sociólogos, de los economistas y de los políticos, anécdotas que hablan de una forma de encarar los negocios de nuestra gente, diametralmente opuesta a la forma de cómo los encara el actual sistema dominante.

 

Ejemplo 1 - Bolivia: En cierta oportunidad, estábamos paseando con un amigo empresario por las calles de la Ciudad de La Paz, Bolivia y vimos a una “Chola” Boliviana vendiendo naranjas. Mi amigo le preguntó el precio de las naranjas que la vendedora lo dio por unidad. Cómo a mi amigo le pareció muy barato le ofreció comprárselas a todas, a lo cual la Chola se negó. Sorprendido, mi amigo le preguntó:  ¿porqué?,  y la respuesta no se hizo esperar: No “Caballero”, pues si se las vendo todas a Usted ¿cómo voy a continuar trabajando?. Mi amigo no entendía nada e incluso pensó que la metodología de mercadeo de la Chola era aberrante. A mí, en cambio, me quedó una profunda preocupación y un profundo respeto por las firmeza de las convicciones de la Chola.

 

Ejemplo 2 - Argentina: Otro ejemplo reciente en Buenos Aires, hace unos pocos días. Tomamos un taxi por radio-llamada pues puede resultar peligroso tomar taxis independientes. El taximetrero era un señor de muy buen aspecto y buen lenguaje que nos informó que hasta no hace mucho había sido un ejecutivo que ganaba 8.000 dólares mensuales, de la empresa Bunge y Born, uno de los mayores grupos empresarios de Argentina vinculado a las exportaciones de granos y que se ha trasladado a Brasil. Por el traslado fue invitado a retirarse antes de tiempo recibiendo en compensación 240.000 dólares en efectivo. Hombre activo y en la plenitud de su capacidad laboral decide con otros dos socios crear una empresa de distribución de alimentos con un capital de 500.000 dólares, suma nada despreciable sumado al conocimiento de los tres socios.

 

Antes de la ocurrencia del letal “Corralito” que se apropió ilegalmente de las dos terceras partes de los ahorros de la gente, decidieron poner por 60 días esos 500.000 dólares en una cuenta en dólares en un prestigioso banco. Hoy, está trabajando como taximetrero por 15 pesos diarios, poco menos de 5 dólares diarios, en parte para poder llevar dinero en efectivo a su casa y en parte para no enloquecer. Un miembro activo del sistema dominante quizá se hubiera suicidado.

 

Ejemplo 3 - España: Otro ejemplo de hace tres años, en pleno auge del dinero fácil en Internet. No había inversor que no quisiera invertir en algún emprendimiento en Internet que prometiera crecimiento. No exigían rentabilidad sino un futuro de crecimiento explosivo, confiando en luego recoger el dinero “a paladas”. Un  grupo inversor de Estados Unidos envía un personero a negociar con unos pequeños empresarios españoles, propietarios de un sitio muy prometedor. Le ofrecen primero un millón, luego dos, luego 8 y finalmente, ante la indiferencia de los españoles, les ofrecen 10 millones como última cifra. Así y todo los españoles le dicen que iban a pensarlo. Los españoles eran gente relativamente pobre, para los cuales ya el millón era una cifra muy importante pero algo los separaba de concretar el negocio con el personero, que además era de ascendencia hispana pero convertido en hombre del Sistema Empresario Americano. Desesperado, tomando un café en Miami, el personero me cuenta el caso pues debía hacer el último viaje para ver si finalmente podía concretar el ansiado negocio. Me cuenta que lo que lo desesperaba era lo siguiente:

 

·         Pasaban horas hablando de cosas ajenas al negocio;

·         A la mujer de uno de los socios principales parecía no interesarle en absoluto los aspectos económicos y comerciales del negocio de su marido;

·         No les preocupaba en absoluto el no disponer de una Plan de Negocios para captación de capitales.

 

Estos ejemplos muestran comportamientos atípicos para el actual sistema que lidera la Globalidad en el mundo. Ese sistema no nos entiende ni cree que haga falta entendernos. Para ese sistema somos ineptos para adaptarnos a una cultura eminentemente economicista, desde la Chola del Altiplano Boliviano, al taximetrero-gerente de Buenos Aires, al pequeño empresario Español.

 

 

Viñetas de un Buenos Aires Triste

 

Tango, chicos en Calle Florida, señoras “copetudas” en La Recoleta

 

La Calle Florida es una de las calles más concurridas e importantes del Centro de Buenos Aires. Una pareja de baile digna de brindar una función en el Olimpia de París baila durante todo el día para poder colectar unos 20 a 30 dólares diarios, que deberán repartirse entre ellos y los músicos.

 

Chicos que muy probablemente hayan sido de clase media venida a pobre en forma acelerada, tocan el acordeón, otros abordan y desbordan a potenciales turistas pidiéndoles dinero,  no ya con el “déme un peso Don...(un dólar hasta no hace mucho)” sino con un “déme 10 centavos Don...), o sea menos de 3 centavos de dólar. Por las noches, la Calle Florida y la calle Lavalle,  otra arteria muy importante que cruza a Florida, se llena de familias enteras que viven en los huecos dejados por los negocios cerrados, sobre el piso. Durante todo el día personas revisan prolijamente los botes de basura en busca de cartones para vender y restos de comida.

 

Los lugares considerados finos tales como el café Richmond y el Shopping Pacífico, en Florida y Santa Fe, aptos para recibir a un Primer Mundo que no pudo concretarse, ofrecen las más increíbles rebajas y ofertas para poder concretar algunas ventas. Por ejemplo, en el Richmond, se ofrece Champagne con Canapés a un dólar y en sitios de comida del Shopping, almuerzos de ejecutivos por dos dólares. En otros lugares se puede comer por un dólar. Un buen “bife argentino” carne de primera y de hecho “orgánica”, por 1,50 dólar, con postre incluido.

 

En La Recoleta uno se sorprende, en particular los fines de semana, viendo gratuitamente las mejores expresiones artísticas imaginables, payasos, juglares, mimos, Tarot, ejecutados por eximios artistas. Personalmente me llamó la atención ver a señoras muy finas y bien vestidas tirando las cartas para poder juntar unos pocos pesos o la moneda que sea, pues circulan en el país unas 14 monedas, de las cuales al menos cuatro son aceptadas en Buenos Aires, además de cheques, tarjetas de crédito y débito y hasta bonos del cada vez más frecuente “Trueque”.

 

 

La Atención al público

 

La atención de los negocios que quedan es excelente, cosa bastante singular en Buenos Aires que siempre se ha caracterizado por una atención relativamente fría y displicente. Históricamente, al “porteño” o natural de Buenos Aires, no le agrada atender al público, fenómeno dable de encontrar en otras grandes metrópolis tales como París, donde los gobiernos comunales tienen muchas veces que instituir premios para que en los comercios atiendan bien a los turistas. Recuerdo una época en la que a los turistas que entraban a Francia se les daba una chequera con “Cheques Sonrisa”, para entregar a aquellas personas que los atendieran bien. Se cumple el dicho “la necesidad tiene cara de hereje”.

 

 

La Liberación del Corralito

 

El Corralito es una institución perversa que en la práctica confisca el dinero de los ahorristas y al que algunos políticos quieren extender incluso a las cuentas corrientes. En la larga historia del dinero y del oro en el mundo no hay antecedentes de algo igual. En el caso Argentino no ha sido un “diezmo” sino un bi-triezmo, valga el neologismo, pues entre el gobierno y los bancos confiscan las dos terceras partes de los ahorros y certificados a plazo fijo depositados en los bancos. Este dinero estaba medido en pesos a equivalencia dólar, es decir, que por un peso le reconocían un dólar y viceversa. A muchos depositantes se los invitó a transformar sus pesos a dólares “para estar más seguros” y en parte para reconocerles menos intereses pues el rendimiento de los depósitos en pesos era superior el rendimiento de los depósitos en dólares.

 

De pronto el día T, por Tragedia, se le dice a la gente que no puede retirar su dinero bajo ninguna circunstancia y que en “algún momento” se lo van a devolver en pesos, pero lamentablemente, el dólar se disparó a gran velocidad, primero a 1,40, luego 2,10, luego 3,30. En resumidas cuentas, quien tenía 100.000 dólares hoy tendría, si se lo dieran, 140.000 pesos puesto que oficialmente el cambio se dejó establecido en 1,40 pesos por dólar. La gente rechazó esa variante y hoy se ve ante la perspectiva de aceptar que se lo entreguen de aquí a 10 años  en dólares. Pero la inmensa mayoría de la gente necesita el dinero YA y aunque no lo necesitara, piensa y con razón, que si un gobierno hizo eso hoy, el que esté dentro de 10 años muy probablemente se los niegue o simplemente no esté en condiciones de hacer frente a sus compromisos.

 

Hoy se considera que el que recupere un tercio de sus depósitos en dólares o moneda estable equivalente puede considerarse afortunado, con lo cual habrá sido desposeído de dos tercios de sus ahorros. Ahora bien, el Poder Judicial, que está enfrentado con el Poder Ejecutivo, quien quiere enjuiciarlo por corrupción (el Ejecutivo al Judicial), ha dado lugar a miles de derechos de amparo de aquellas personas a las que les ha quedado ánimo y “resto” para poder solventar gastos judiciales y el sistema bancario ha venido entregando parte de sus ya escasas reservas para poder hacer frente a esos derechos de amparo. Por ello, el Poder Ejecutivo se ha visto obligado a poner cierre de seguridad al Corralito, para impedir el colapso del sistema bancario.

 

Esto está enloqueciendo a la gente que ve que unos pocos privilegiados han podido salvarse mientras que ellos –la inmensa mayoría- están condenados a la miseria. Es ésta evidentemente una condición de pierde-pierde sin salida. Ya hoy, al momento que escribo estas líneas ha renunciado el ministro de Economía Remes Lenikov, al no poder dar solución a ésta encrucijada.

 

 

Se me escapa un lagrimón

 

Cómo dice el Tango, se me escapa un lagrimón al ver lo que está pasando en el centro de una de las naciones más ricas de la tierra. La sensación que experimenté al ver todo “regalado” para el que lleva unos pocos dólares era como aprovecharse comprando por nada lo que queda de un amigo. ¡Que compren otros!, que compren los turistas a los que no hay que criticar sino todo lo contrario. Pero es muy duro pagar un precio vil por algo que uno sabe que valía y vale. Uno de mis amigos tiene una excelente oficina de unos 45 metros cuadrados en el centro de Buenos Aires, que se vendía hace unos pocos meses en 45.000 dólares y por la cual hoy algunos oportunistas que disponen de dinero en efectivo, aprovechando la tremenda iliquidez, ofrecen pagar 15.000 pesos, un equivalente al día de hoy de menos de 5.000 dólares, es decir, la novena parte de su valor.

 

 

La posible caída de bancos clave

 

Todos los analistas coinciden en que el sistema financiero está a punto de colapsar por imposibilidad de responder a sus compromisos. No escapan a ésta situación los considerados “bancos nacionales” ni los considerados “bancos internacionales” pese a que éstas denominaciones han caducado en el mundo con el avance de la Globalidad, donde ya prácticamente no quedan bancos nacionales. Argentina tiene dos bancos clave: el Banco Nación y el Banco Provincia de Buenos Aires. Entre ambos bancos se sustenta una de las mayores riquezas argentinas: sus campos. Si estos bancos colapsan sus patrimonios y sus carteras van a ser compradas a precio vil y con ellos van a comprar a precio vil a las haciendas hipotecadas. Que abran sus ojos los que quieren a sus respectivas patrias, que abran los ojos los economistas encandilados por los efectos positivos de las economías pujantes y que ignoran los efectos secundarios de la expansión económica sin limitaciones.

 

 

Una paradoja capitalista – El sistema Francés

 

Una vez publiqué un artículo comparando las economías pujantes a las que denominé “economías alfa” para diferenciarlas de las economías en extinción a las que denominé “economías omega”. En las economías alfa, léase Estados Unidos, Japón y en algunos países de la Unión Europea, los bienes crecen más rápido que las tasas de interés mientras que en las economías omega, ocurre exactamente lo contrario. Esto se ve reflejado ahora en Argentina.

 

Luego del Corralito, las autoridades económicas han propuesto volver a su vieja receta neoliberal de actualizar los servicios de las deudas privadas, algo que no opera ni matemáticamente ni lógicamente en las economías omega. En términos llanos, el que tiene una hipoteca en Estados Unidos, adquirida por ejemplo bajo el sistema denominado “Francés”, paga una cuota fija o casi fija que al principio se acredita para pagar intereses y poco capital y en su etapa final se acredita básicamente para amortizar capital. Pero poco o mucho, ya sea en el sistema Francés u otro, el capital que se adeuda va disminuyendo con el tiempo, lo que es absolutamente lógico. En casos como el Argentino, en cambio, se demuestra que la deuda crece en dólares, incluso pagando religiosamente las cuotas, lo cual es una aberración jurídica y económica.

 

 

 

El ingenio criollo

 

En muchos de nuestros países se suele decir “hecha la ley hecha la trampa”. Evidentemente los latinos somos más proclives que los sajones a transgredir la ley, a veces cual si fuera un deporte. Tengo un amigo que aconsejado a su vez por un economista amigo trató de convencer a toda su familia a que retirara urgentemente sus ahorros del banco. El más difícil de convencer fue su padre, un viejo inmigrante respetuoso de las instituciones, que le decía con un lógico argumentar: tengo mis ahorros en dólares y en el banco Nación, qué otra cosa más segura que eso puede haber?. No obstante lograron convencerlo en retirar sus ahorros por unos días. Desdichadamente uno de sus hermanos no pudo hacerlo a tiempo y quedó con dinero atrapado en su cuenta corriente. Recordemos que Las cuentas corrientes fueron limitadas en sus extracciones, a razón de no más de 300 pesos por semana. No obstante, el hermano, que tenía bastante experiencia en la política Argentina, había tomado sus precauciones: entre su amigos y familiares había abierto 25 cuentas corrientes.

 

 

 

Lenguaje procaz en los medios

 

Con la crisis, el lenguaje también se degrada. Ciertos programas tratan de canalizar la ira contenida mediante la grosería, el insulto, la diatriba, en particular hacia la Clase Política La Clase Política Argentina está en jaque, aunque no es peor ni mejor que la del resto de los países de nuestra región, pero es hoy la que está en tela de juicio y ello es lógico. En países del denominado Primer Mundo la gente ya la habría emprendido a balazos contra ellos. Los Argentinos han optado por insultarlos en toda oportunidad que se les presenta y los medios explotan ésta pulsión social. Lo grave es que próximos pasos pueden ser la canalización de la ira hacia sectores o grupos que sirvan como “chivo expiatorio”, y de allí a manifestaciones racistas hay solo un paso.

 

 

Las comunicaciones

 

Ante el avance de la miseria la gente comienza a prescindir de las comunicaciones, por ejemplo, del teléfono. Ya es mucha la gente de clase media y media alta que solo usa su línea telefónica para recibir mensajes y que ha suprimido sus accesos a Internet. En mi anterior visita a Buenos Aires, hace un año, Internet en los Cibercafé costaba entre 4 a 6 dólares la hora. Ahora los Cibercafé del centro cobran 30 centavos de dólar la hora, es decir, casi 20 veces menos, lo que evidentemente va a llevar a los Cibercafé a la quiebra y a la larga, a los proveedores de servicios, y a la larga, a las empresas de comunicaciones.

 

Hoy han salido publicados en la prensa de Estados Unidos varios artículos que hablan de la inminente crisis de las empresas de comunicaciones. Finalmente las comunicaciones necesitan gente dispuesta a pagar para comunicarse.

 

 

Falta de Comida y de Medicamentos

 

Esto es algo difícil de entender. Argentina tiene  55 millones de cabezas de ganado vacuno, solo por citar ese recurso pecuario, y dispone de una potencial cosecha record de más de 70 millones de toneladas de granos. Sin necesidad de comerse todas las vacas, a lo sumo un 20% para poder mantener en equilibrio a la población vacuna que tiene un ciclo económico de 17 años, Argentina tendría disponible 11 millones de vacunos, que equivalen a unos 1600 millones de kilos de carne, o sea más de 45 kilos de carne por persona por año, sin tener en cuenta toda la familia de derivados cárneos, opoderivados, etc. En granos tendríamos unos 2000 kilos de granos por persona por año. Cada argentino, tendría pues aproximadamente 1 kilo de carne por semana y unos 6 kilos de granos diarios, lo que llevado a familias tipo de 4 personas nos da una dieta superabundante que obligaría a exportar el recurso sobrante. Es decir, Argentina tiene para comer.

 

Lo que puede llegar a faltar son medicamentos esenciales. Argentina y Brasil, dos grandes de la región, ya han planteado desde hace bastante tiempo una rebeldía de hecho al sistema de marcas sostenido por los grandes laboratorios y apoyados a rajatabla por el sistema dominante. Lo que están en extinción son los servicios sociales, las denominadas Obras Sociales, que en su época de oro fundamentaron el poder económico de los sindicatos. Es decir, Argentina se quedará sin Obras Sociales para satisfacer las necesidades de la inmensa mayoría pero le quedan buenos hospitales y muchos y buenos médicos.

 

Planteado la viabilidad de tener comida y salud lo que deben hacer los Argentinos es instrumentar un sistema de emergencia nacional para que alimento y salud lleguen a todos los rincones de su suelo. Hoy la gente come poco y mal. Ya no es extraño el comer gatos y en el interior del país la caza y la pesca ha pasado de deporte a medio de subsistencia. Con el plan de dar trabajo por 150 pesos, planteado por el gobierno nacional, algo menos de 30 dólares mensuales, no es posible que un hombre mantenga a su familia.

 

 

 

El peligro de la Regionalización

 

En situaciones normales la regionalización no debería ser considerada un peligro sino todo lo contrario. Regionalizar es tratar de unir al hombre con su medio siguiendo los dictados de la naturaleza y respetando al Medio Ambiente. Pero cuando las fronteras políticas de las provincias y departamentos y las fronteras políticas entre naciones no siguen las cuencas y accidentes naturales aparecen los conflictos, guerras y disociación de las naciones.

 

En Argentina la emisión de moneda de muchas provincias, las negociaciones directas entre provincias y entre provincias y naciones extranjeras, por falencia del poder central, tienden a debilitar a la nación. Y esto es algo común a toda nación de la región. Si el poder central no encuentra soluciones, la gente las va a encontrar dando prioridades a sus intereses que pueden no coincidir con los de la nación. Al respecto, Argentina se está regionalizando degenerativamente, al igual que otras naciones, por ejemplo Colombia, Bolivia, México, es decir acrecimiento de la regionalización con debilitamiento del poder central.

 

 

Ejemplo de preparación al enfrentamiento entre Pobres y muy Pobres

 

Hemos sido informados que ya son muchos los “countries”, lugar de residencia o de fin de semana de miembros de las clase medias altas del denominado Gran Buenos Aires, un inmenso conglomerado de casi 13 millones de habitantes, tienen preparados planes de autodefensa ante posibles ataques de “hordas” hambrientas y enfurecidas. Lo que se discute es el nivel del enfrentamiento, desde disuadir a eliminar a los atacantes en defensa propia, por ejemplo, usar balas de goma hacia los pies o hacia el cuerpo o pasar a usar balas de guerra, rutas de escape, centros de provisiones, etc.

 

 

Disminución de la calidad general de productos y servicios

 

La crisis ha traído la disminución de la calidad en general lo cual es lógico. Ya en los supermercados la gente ha dejado de buscar marcas sino precios y a comparar nutrientes básicos, tomando conciencia de que lo importante son las proteínas para los chicos y la gente está aprendiendo a buscar la dieta más barata que satisface las necesidades básicas aunque sacrificando el gusto y la estética. Esto es algo muy positivo y que habla de una buena capacidad de adaptación para un pueblo que hasta hace muy poco era considerado refinado y de gustos exquisitos.

 

 

El Hotel Hilton de Buenos Aires

 

Un amigo me llevó a recorrer el nuevo Puerto Madero, un lugar especialmente preparado para el Primer Mundo de Argentina. Eran depósitos viejos y semiabandonados del puerto de Buenos Aires, refugio de malvivientes y ratas, pero con una muy sólida estructura, rezago de la época de oro de una Argentina exportadora de carnes y granos al mundo. Entre las obras nuevas está un hermoso puente levadizo que une los sectores Este-Oeste de Puerto Madero, para permitir el paso de naves por el canal de acceso desde el Río de La Plata al puerto y el Nuevo Hotel Hilton. Es una joya de arquitectura ultramoderna, un edificio inteligente en forma de atrio, un modelo de hotel cinco estrellas.

 

Nos acosó una pregunta, ¿quién hizo el estudio de marketing para la construcción de éste edificio?. ¿A quienes va a albergar?. El turismo que llegue a Argentina no va a parar en éste tipo de hoteles pues será en su mayoría turismo de países limítrofes que encontrarán otras opciones de alojamiento a mucho menor costo.