El futuro de las Explosiones Sociales

Hacia un modelo de lectura

Juan Chamero, Editor Jefe de aunmas.com

 

 

 

Fuente: Sociograma, realizado por Inteligencia Americana Global

 

 

Hilo de Lectura recomendado (Usted está en l)
 

lFuturo de las Explosiones Sociales l¿Plan de Dominación Mundial? l Reunión Cumbre de Monterrey l Movimientos Antiglobalización l El Modelo Político Empresarial l Unipolaridad y Desestabilización l

 

 

 

Nota del Editor

 

 

En un reciente seminario, promovido por Inteligencia Americana para la Globalidad para analizar las posibles salidas de la creciente pobreza que amenaza a la mayor parte de las naciones del mundo, se realizó un “Brain Storming” o “Tormenta de Cerebros” para listar posibles alternativas de salida de la crisis para naciones que, como Argentina, se hunden cada vez más en la pobreza a pesar de ser naciones potencialmente ricas. Lo realmente preocupante fue que, proyectadas las posibles estrategias alternativas, aplicando soluciones convencionales, ninguna de ellas resultaba atractiva. En todos los casos, la gente sobrevivía a costa de enormes sacrificios de hasta dos y tres generaciones. Una de las principales causas era la dificultad en reconstruir el aparato productivo existente previo a la crisis.

 

Nuestras conclusiones coinciden con algunas de las últimas declaraciones del Premio Nóbel de Economía Joseph Stiglitz, diciendo que para salir de la crisis no hay que hacer demasiado caso a las soluciones válidas en tiempos normales y que recomienda, particularmente, dejar de hacer caso a las presiones y recomendaciones del Fondo Monetario Internacional.

 

Por ejemplo, muchos países potencialmente ricos, encararon hace unas décadas un modelo de industrialización por sustitución de importaciones, que fracasó por la Globalidad pero que demostró que ciertos países podían, en casos de crisis, llegar a ser autosuficientes. Por ineptitud y ceguera de la clase dirigente de esos países, deslumbrada por los avances aparentes de la economía global en los países altamente industrializados, fábricas, plantas industriales y talleres fueron abandonados y malvendidos, haciendo el proceso de su eventual recuperación prácticamente imposible. Analizado el impacto en el ámbito mundial, se avizora una crisis del sistema económico mundial, con caída masiva del consumo y colapso del sistema capitalista dominante, con un mundo tecnológicamente muy avanzado, -en particular las áreas de servicios- pero no pensado para todos y que deja como remanente una estructura agraria e industrial desarticulada e insuficiente.

 

Sin embargo, el ser humano va a encontrar la salida. Ya estamos viendo que a la falta de moneda surgen comunidades de canje y que a la falta de trabajo surge con enorme fuerza el Voluntariado (con singular fuerza en Brasil y en ciertas regiones de México) que contribuye a fortalecer el entramado social desarticulado por la desocupación. Mostramos a continuación una síntesis de las notas más destacadas de ese seminario que contribuye a crear un modelo de lectura de lo que está pasando hoy en el mundo y a interpretar los conflictos de intereses entre los Estados Nacionales y las grandes concentraciones de capital.

 

 

 

Notas del Seminario

 

La Humanidad, imaginada como dividida en “Clase Socioeconómicas” es un ente íntimamente relacionado. Cada clase se relaciona consigo misma y con las otras en mayor o menos grado. En el gráfico de relaciones o “sociograma” que vemos arriba hemos imaginado el comienzo relacional a partir de los Muy Pobres, hasta agotar las posibilidades lógicas.

 

 

·          +po: Muy pobres, muy por debajo del considerado “nivel de pobreza” según estándares internacionales;

·          po: Pobres, por debajo del nivel de pobreza;

·          cm: Clase Media, con estándares variables, dependiendo de cada región y de cada país dentro de cada región;

·          r: Ricos, también con estándares variables. Tentativamente serían los que tienen patrimonios personales comprendidos entre más de 2 millones y 100 millones de dólares. Habría una banda de ricos con fortunas entre 100 y 500 millones de dólares pero sin “status” ni vocación de pertenencia al nivel de los Muy Ricos;

·          +r: Muy Ricos, aquellos cuyas fortunas personales van de los 500 a los 50.000 millones de dólares y con vocación de clase multimillonaria dirigente.

 

 

 

 

1–2-3-4-(11)

5-6-7-(12)

8-9-(13)

10-(14)

(15)

gente

+poó+po

 

 

 

 

4000.000.000

+poópo

poópo

 

 

 

2000.000.000

+poócm

poócm

cmócm

 

 

500.000.000

+poór

poór

cmór

rór

 

10.000.000

+poó+r

poó+r

cmó+r

ró+r

+ró+r

1.000

 

 

 

El modelo de dominación, al que hemos denominado MPE, por Modelo Político Empresarial, sería operado desde el nivel de los Muy Ricos, a través de “Clubes” financieros. Las instituciones clásicas: Gobiernos en sus cuatro niveles: internacional, nacional, estadual, comunal, los Sindicatos, las Iglesias, los Partidos Políticos, las Organizaciones Intermedias y de Base, operan en los primeros cuatro niveles socioeconómicos y comparten entre ellos acciones solidarias en mayor o menor grado.

 

Nota: Ver nuestra serie de Editoriales sobre Globalidad.  

 

 

El consumo del mundo es generado en los primeros tres niveles, que se ven cada día más marginados de los beneficios generados por el sistema económico mundial, controlado por el MPE. La Clase Media aparece en proceso de extinción progresiva aunque todavía sustentando la apariencia democrática del sistema económico dominante. La caída inevitable en el consumo puede dar lugar a enfrentamientos entre los pobres (clase media incluida) y los muy pobres, como un escudo protector primario de las dos clases más altas.

 

Veamos cuáles son los sectores considerados para el análisis:

 

A: Agro

I: Industria

S: Servicios

CyT: Ciencia y tecnología

 

Impulsada por las exigencias del MPE, CyT trabaja casi exclusivamente para sí misma y para la eficiencia del sector de Servicios, dejando cada día más y más relegados tecnológicamente a los clásicos sectores primario y secundario de la economía. A la clase que maneja el MPE, no le interesa mayormente los dos primeros sectores, salvo para adquirir sus bienes al más vil precio, pues con relativamente pocos se arreglan, aún cuando escaseen productos esenciales para la mayor parte de la humanidad. Los sectores A e I  estarían hoy relativamente debilitados respecto a hace unas pocas décadas, por lo cual, aunque el resto del mundo quisiera retrotraerse a la situación de hace esas pocas décadas, no le resultaría posible, al menos sin enormes sacrificios. Luego, un colapso en el consumo, que acarreará a la larga el colapso de toda la economía mundial -y del MPE incluso-, encontraría a la humanidad en muy mala situación: el doble de habitantes con gran parte de la vieja estructura inoperante.

 

 

 

Campos donde la Solidaridad Humana puede hacer cosas positivas

 

 

No cabe duda la fuerza de la solidaridad. No es lo mismo un conjunto de 1000 personas actuando en forma independiente que interrelacionadas entre si por algún vínculo solidario, una creencia, un principio, una idea, un interés común. A escala lógico matemático las “relatas” o relaciones entre pares de personas tienden a ser igual al cuadrado del número de personas, es decir, al millón. Y de allí su fuerza y la riqueza de nuevas posibilidades de progreso y acción conjunta. Contrariamente a lo que muchos individualistas opinan, la libertad de cada miembro de una organización solidaria no se ve reducida por la pertenencia a una red solidaria sino todo lo contrario, se ve acrecentada en cada uno de ellos. A los inmigrantes del mundo se les aconseja integrarse lo antes posible a grupos que consideren afines como voluntarios, para ayudar y de esa manera ayudarse. Un inmigrante aislado puede llegar a morirse de hambre pero uno integrado a algún grupo de ayuda o de autoayuda difícilmente se muera de hambre y lo mismo ocurre con los desocupados del mundo. En el mencionado seminario se analizaron las posibilidades y campos de acción de los principales

actores que por su misión pueden influir sobre la solidaridad de los pueblos, a saber:

 

 

·         P: Partidos Políticos o fuerzas y movimientos políticos organizados

·         I: Iglesias, movimientos religiosos con proyección social

·         S: Sindicatos u organizaciones laborales y profesionales

·         F: Sociedades de base, por ejemplo, sociedades de fomento, barriales, zonales y regionales

·         G: Gobiernos, en todos sus niveles

·         V: Fuerzas del Voluntariado, movilizadas específicamente en función solidaria, sin fines religiosos ni políticos

·         R: Fuerzas de naturaleza radical, revolucionaria, de movilización y acrecentamiento del disenso.

 

 

La división entre estos actores no es ni definida ni clara. En casi todos ellos pueden existir las semillas o estructuras latentes de fuerzas revolucionarias. Ésta fuerza es en realidad un estado transitorio de cambio y de implementación del mismo. En el seminario se analizaron los campos de acción de esos actores  para cada tipo de relación solidaria:

 

 

+poó+po: I, F, V, R

+poópo: I, F, V, R

+poócm: I, V, P

+poór: G, I, V, P

+poó+r: G, I, V

 

poópo: I, F, V, R

poócm: I, S, V, F, R, P

poór: G, I, V, P

poó+r: I, V

 

cmócm: G, I, F, P, S, F, R

cmór: G, I, P, S

cmó+r: G, I, P, R

 

rór: no hay acciones evidentes

ró+r: P

 

+ró+r: Clubes

 

 

La conclusión final del seminario fue que la reacción para encontrar salidas al posible hambre del mundo podría surgir de la acción mancomunada de las Iglesias, los movimientos del Voluntariado (las Comunidades de Trueque estarían dentro de éste tipo de organización) y los movimientos revolucionarios. No hemos considerado en nuestros análisis a las Fuerzas de Seguridad, incluidas las Fuerzas Armadas nacionales de cada país, por considerarlas como casos extremos o singulares de la participación de los Gobiernos en defensa del concepto en crisis “Estado Nacional”. Creemos que dentro de la terna [I, V, R], no hay mucho sustento de organización como para el encuentro de soluciones nacionales viables, necesitando siempre una componente G. Esperemos que la historia del mundo enseñe a los actores el peligro de soluciones demasiado politizadas o demasiado religiosas.

 

Nota: La palabra revolución no debe asustar, pudiendo ser pacífica, violenta o extremadamente violenta, Las revoluciones son respuestas naturales a la presión de la caldera social y siempre, a lo largo de la historia, han venido precedidas de una serie continua y creciente de señales de alarma. Esto significa que o se es ciego y sordo a ellas o se espera que explote la caldera. Lo importante es canalizar éstas fuerzas en su etapa pacífica.