Got 0 bytes response, method=default Response decode error AúnMás.com - Enciclopedia Latinoamericana Solidaridad
! Publicidad en AunMas
Home
Registrarse
Login
Soporte
Nosotros
Viernes 15 de diciembre del 2017
 
Google







free counters


Chicos Perdidos



Los Niños Perdidos
Por Juan Somavía
Informe de Unicef



Alrededor de 600 millones de niños de los países en desarrollo subsisten con menos de 1 dólar al día.


Todos los días, el mundo pierde una cantidad asombrosa de niños. Son demasiados -30.500 por día, 11 millones por año- los menores que pierden la vida debido a causas que en gran medida es posible prevenir. Pero por desgarradoras y carentes de sentido que sean esas muertes, no estoy hablando de ellas, sino de los millones y millones de niños perdidos entre los que siguen viviendo; transformados en virtualmente invisibles por la pobreza más extrema, no registrados al nacer -y, por ende, carentes del reconocimiento oficial de su nombre y su nacionalidad y de la protección de sus derechos-, siguen soportando su triste destino en profunda oscuridad.

Los niños perdidos son los más explotados, los más pobres de entre los pobres: niños soldados, niñas en prostíbulos, jóvenes trabajadores en condiciones de cautiverio en fábricas, talleres, campos y hogares de nuestro aparentemente próspero planeta. Se roba a esos niños su salud, su crecimiento su educación; y con frecuencia, incluso sus vidas. Del número de niños de 5 a 14 años de edad que realizan actividades económicas, cuya cantidad se estima en 250 millones, de 50 millones a 60 millones de entre 5 y 11 años de edad están sometidos a esas intolerables modalidades de trabajo.

Para percatarse de la escala que representan estas cantidades, cabe imaginar un país tan populoso como los Estados Unidos, donde toda la población esté constituida por niños trabajadores. Cabe imaginar también que dentro de esa población, haya una clase de niños sojuzgados, más numerosos que los ciudadanos de Francia o del Reino Unido, que trabajan en condiciones tales que dejan baldados sus cuerpos y anquilosadas sus mentes, menoscaban su crecimiento y acortan sus vidas. Si una tal abominación fuera visible y estuviera concentrada en un lugar, nadie la toleraría. No obstante, seguimos tolerándola en su forma oculta y dispersa, para nuestra vergüenza y para nuestro riesgo.

Riesgos temerarios
Es mejor decir que hacer
Un nuevo instrumento
La educación es fundamental
Un imperativo moral universal
Directorio de ayuda a chicos perdidos y extraviados




Coordinadora: Claudia Cattivera Webmaster: Agustin Chamero   




 Copyright © 2005 Intag Corp! Inc. All rights reserved.    Contáctenos | Primera Visita | Webmaster 
free counters